Tesoro enterrado en los 90

Tesoro enterrado en los 90
Fuente: Página/12 – Pág. 9/Sección: Economía

Fecha: 15-06-06

BUSCAN RECUPERAR FONDOS DESVIADOS A FAVOR DE LAS ART: Un proyecto del diputado Héctor Recalde propone sacarles a las ART un fondo de 190 millones de pesos que se les asignó en 1997. Ahora se aplicaría a capacitación en prevención de accidentes.


Tesoro enterrado en los ‘90

BUSCAN RECUPERAR FONDOS DESVIADOS A FAVOR DE LAS ART: Un proyecto del diputado Héctor Recalde propone sacarles a las ART un fondo de 190 millones de pesos que se les asignó en 1997. Ahora se aplicaría a capacitación en prevención de accidentes.

El diputado Héctor Recalde defendió ayer las modificaciones que viene impulsando en la legislación laboral ante un auditorio adverso integrado por directivos y gerentes de recursos humanos de las principales empresas del país. Allí reveló que el lunes presentó un nuevo proyecto en la Cámara de Diputados para modificar el destino de los recursos de un fondo que actualmente utilizan las Aseguradoras de Riesgo del Trabajo (ART) para pagar enfermedades de hipoacusia. El Fondo fue creado por decreto en 1997 e implicó el desfinanciamiento de un seguro de vida colectivo, ya que los 60 centavos por trabajador que pagaban por ese concepto los empleadores fueron desviados en favor de las ART. En la actualidad el fondo tiene 190 millones de pesos y Recalde propone sacar ese dinero del alcance de las aseguradoras y otorgárselo a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo para que sean utilizados para capacitar a las pequeñas empresas en la prevención de accidentes.
La cita fue en el Hotel Four Seasons, donde la Sociedad de Estudios Laborales y la consultora Marcu & Asociados organizaron un seminario para analizar “los efectos de los cambios regulatorios en el mercado laboral”. Recalde, quien compartió el cierre del evento con el abogado de empresas Julián De Diego, comenzó objetando el título de la reunión al asegurar que “no hay un paquete laboral de reformas. Hasta ahora sólo se modificó el artículo 66 de la ley de contrato de trabajo. Cuando se analiza que pasó en el derecho del trabajo desde 1976 se puede advertir que de la ley laboral de 1974, que tenía 302 artículos, la dictadura derogó 27 y modificó 99. Ese sí fue un paquete”, disparó.
Luego aseguró que el otro gran paquete también fue flexibilizador y estuvo a cargo del gobierno de Carlos Menem, a comienzos de los ’90. “Por eso ahora debemos ir gradualmente”, agregó. A continuación, defendió los cambios que propuso, entre los que se encuentran un nuevo proyecto de ley de accidentes de trabajo y la eliminación de los topes indemnizatorios, y afirmó que se están llevando adelante en medio de una política de intercambio de opiniones con distintos sectores, aunque aclaró que “escuchamos, pero no colegislamos”.
Hacia el final de su intervención fue el turno de la sorpresa, cuando aseguró que el lunes presentó un proyecto para darle otro destino al fondo utilizado por las ART para pagar hipoacusias. Casi el 80 por ciento de las enfermedades profesionales son casos de hipoacusia. Por lo tanto, ese dinero les ha servido a las aseguradoras para afrontar una parte sustantiva de sus costos con dinero extra.
El fondo se financia con 60 centavos por trabajador que aportan los empresarios y que antes servían para financiar un seguro de vida colectivo. Recalde señaló que si “el seguro de vida funcionó durante estos años sin ese aporte y encima es superavitario, lo que debemos hacer es bajarle el costo laboral a las empresas y dejar que las ART, que son entidades con fines de lucro, afronten el riesgo que supone su actividad”. Los 190 millones de pesos que ahora están disponibles irían a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
Para responderle a Recalde, Julián De Diego decidió citar el discurso que dio Néstor Kirchner el martes en la planta de Peugeot de El Palomar. “Ayer escuché que se hizo referencia al desafío de atraer inversiones, preservar la competitividad y generar previsibilidad. Eso lo dijo el presidente Kirchner, y cuando se piensa en estos grandes principios también se debe pensar en una reforma laboral que mantenga un equilibrio y no constituya un agravio.”
La nota de color llegó al momento de las preguntas, cuando un directivo de Volkswagen aprovechó la oportunidad para hacer referencia a los aumentos de salario recientes y criticar las negociaciones colectivas al asegurar que “acá hay una imposición del Ministerio de Trabajo y no se negocia nada”. Recalde le preguntó si en verdad le impusieron firmar y el directivo respondió con otra pregunta al decir “¿usted cree que no?”. Entonces, el abogado de la CGT le aseguró: “Yo no hubiera firmado”.
Por Fernando Krakowiak