No deberían subir más de 10% los salarios en 2007

No deberían subir más de 10% los salarios en 2007
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 8
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 26-09-06

El 2007 tiene un marco previsible en materia de empleo y desempleo, salarios, conflictos y negociación colectiva. Presenta incertidumbre en el plano laboral, en lo que hace a los mayores costos, ya sea por los cambios en los precios no controlados o libres, por el atraso en las tarifas, y por las eventuales contingencias previsionales y fiscales en distintos planos como en los servicios tercerizados, y en el aumento de la litigiosidad judicial tanto en cantidad de casos como en el monto de los mismos.


No deberían subir más de 10% los salarios en 2007
Argentina – 26/09/2006 – Ambito Financiero – Pág. 8 – Tiempo de Lectura: 2′ 56»

El 2007 tiene un marco previsible en materia de empleo y desempleo, salarios, conflictos y negociación colectiva. Presenta incertidumbre en el plano laboral, en lo que hace a los mayores costos, ya sea por los cambios en los precios no controlados o libres, por el atraso en las tarifas, y por las eventuales contingencias previsionales y fiscales en distintos planos como en los servicios tercerizados, y en el aumento de la litigiosidad judicial tanto en cantidad de casos como en el monto de los mismos.
Todos los mayores costos han agotado su capacidad de absorción, y tarde o temprano serán trasladables a los precios.
Las empresas buscan previsibilidad de mediano plazo, un marco de reglas de juego que perduren en el tiempo y que aporten seguridad jurídica, que no se produzcan cambios en el marco regulatorio dentro de la línea ya trazada, y en lo posible, que estas reglas permanezcan inalterables para el próximo quinquenio.
Para formular los pronósticos contenidos en esta nota, partimos de la premisa que la inflación oscilaría en torno de 7%, con el dólar que se mantendría alrededor de los valores actuales, que el desempleo será estable en torno de 9/10% con leve tendencia positiva (podría descender hacia fin de 2007 a 9%), y que la economía crecerá a un mínimo de 6/7% anual.
En un marco como el precitado, el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) sólo sería corregido una vez por año, en base a dos valores de referencia, el porcentaje de inflación y el valor asignado al límite del nivel de pobreza, que hoy oscila en los $ 840, que impone la actualización conforme al índice del Consumidor Nivel General del INDEC más la recuperación sobre ella que puede oscilar entre 1 y 4%, con un promedio en 2,5%. Por ende, la corrección del SMVM estaría en torno de 9/10%, y pasaría de $ 800 (nov. 2006) a $ 880 promediando el próximo año.

Referencia virtual
Nuestra estimación es que los salarios contarán con una pauta de referencia virtual, como ocurrió en el año 2006, en torno de la cual se operarían los cambios. En ese marco, su modificación estará centrada en la negociación de los convenios colectivos de trabajo, sin que intervenga el Estado en nuevos aumentos por medio de decretos del Poder Ejecutivo. Las modificaciones de los niveles salariales estarán en torno de la inflación futura prevista para el año 2007 que se estima en 7%, más un porcentaje de recuperación sobre la misma que oscilaría entre 1% y 4%, con un promedio en 2,5%. Dado que estamos pronosticando sobre pautas de inflación futura, resulta claro que el aumento se proyectará en distintas modalidades, ya sea escalonando los ajustes en forma periódica (trimestral, en dos o tres tramos, etc.), utilizando variables que pueden darse en valores fijos en base a bandas salariales, o con prestaciones no remunerativas, cuyo impacto en el costo es menor que cuando las mismas son de naturaleza salarial.
Cada actividad, en función de sus posibilidades, deberá articular éste y otros recursos para aligerar el impacto de los ajustes en el costo laboral total. Habrá que admitir que existen actividades que no resisten ajustes salariales por inflación y mucho menos que puedan recuperar valor real por encima de ella, dadas las circunstancias especiales por las que atraviesan. En función de ello es que habrá que admitir situaciones de crisis y mecanismos de negociación y de ajuste diferenciados.
También es importante destacar que hay ajustes de salarios que fueron pactados con vencimiento a mediados o a fines de 2007, de modo que las expectativas estarán centradas en la negociación de las demás actividades. Si las que vencen a fines de 2006 operan dentro de los parámetros precitados, el resultado será previsible dentro de las pautas ya referidas. En pocas palabras, las primeras negociaciones en 2007 serán el «tester» de lo que ocurra durante el resto del año, que por otra parte tiene como factor atípico, que es un año electoral.

Serio: hay 40% más de juicios laborales

Serio: hay 40% más de juicios laborales
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 6
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 15-09-06

Es la suba este año. Se demandan montos mayores


Serio: hay 40% más de juicios laborales
Argentina –

Es la suba este año. Se demandan montos mayores

El revisionismo de la jurisprudencia y el incremento de la litigiosidad han desatado una serie de costos imprevistos que pueden afectar la competitividad de las empresas. En 2005, los juicios se incrementaron en 34% respecto del año anterior, y en lo que va de 2006 la suba ya supera 40%. El 81% de los casos se basa en despidos directos o indirectos, con justa causa o sin ella, donde se reclaman indemnizaciones o diferencias basadas en los mecanismos de cálculo, y 19% restante se reparte en casos de accidentes o de enfermedades profesionales, diferencias salariales, reclamos especiales sobre discriminación, acoso sexual, acoso laboral, estabilidad o discriminación por causas gremiales e incumplimientos convencionales.
Los montos de los reclamos han crecido más de 40% a valores constantes, por obra de las nuevas tendencias jurisprudenciales o por vía de nuevas interpretaciones sobre las bases de cálculo, o sobre las prestaciones del contrato de trabajo.
En lo que hace a los juicios por vía del Código Civil originados en riesgos del trabajo, resulta sorprendente el incremento de los montos reclamados, con demandas que por incapacidades inferiores a 30% llegan a $ 600.000 y donde se trepa a montos de entre $ 1.000.000 a $ 2.000.000 por casos de incapacidad total o por muerte del damnificado.
A su vez, ha generado un costo exorbitante adicional el porcentaje de interés impuesto en las sentencias, que en la actualidad ronda 25% anual y que hacia 2001 llegó a 50% anual.

Cambios
Teniendo en cuenta estos elementos, una demanda que tiene un trámite de poco más de tres años duplicael monto computando sólo los intereses, a lo cual habrá que adicionarle aproximadamente 25% de los honorarios de peritos y letrados de la parte reclamante. En otros términos, $ 10.000 generados en 2003 hoy son más de $ 20.000 de condena.
Los fallos están produciendo cambios en la jurisprudencia tradicional que han incrementado los casos a niveles que son impredecibles y que no sólo generan mayores costos, sino que, además, comprometen la previsibilidad que debe tener toda empresa para desarrollar sus proyectos e inversiones. La Ley de Riesgos del Trabajo tiene 29 tachas de inconstitucionalidad, cuando antes de 2002 sólo se había observado un solo artículo. La indemnización por despido primero contó con el fallo «Vizzoti» y luego creció a 100% de un sueldo por año de antigüedad más 50% de recargo. En la base de cálculo de dicha indemnización, se computaron el celular, la notebook, la cochera y los gastos de representación. Se hicieron lugar a diferencias salariales originadas en discriminación en función de la categoría de la persona y no sobre la base de la evaluación, y sobre la base de promedios, se dispuso la reincorporación de trabajadores por actos de supuesta discriminación antisindical. Se dejan sin efecto los acuerdos de SECLO homologados cuando no se cubre 100% del monto de un despido incausado, anulando la posibilidad de acuerdos conciliatorios o transaccionales y dejando de lado el efecto de cosa juzgada administrativa de la homologación («res iudicata»).

Cuestionamiento
Se ha cuestionado la prescripción bianual de los reclamos de derecho individual, ampliándola a la decenal, por supuesta imposibilidad para articular el reclamo. Se llegó a sostener que la huelga con ocupación del establecimiento es lícita, si dicha ocupación es pacífica, cuando la ocupación de hecho y por la fuerza en sí misma entraña violencia e imposición. A toda persona que trabaja se la considera empleado en relación de dependencia con prescindencia de la demostración del estatus de autónomo. Finalmente, el plenario «Ramírez» le permite al trabajador demandar a una empresa principal con prescindencia del contratista que era a su vez su empleador, o se considera un empleado directo del principal a un trabajador contratado a través de un contratista o subcontratista, o de una empresa de servicios tercerizados.
En definitiva, si los conflictos laborales se estabilizan, la negociación colectiva se encausa dentro de carriles más o menos razonables, los salarios se discuten y se acuerdan por actividad y por empresa, la legislación no ofrecerá sorpresas inesperadas desde el Parlamento, y no se generarán reformas que afecten el empleo registrado y el trabajo decente. La falta de previsibilidad y los riesgos en los costos y en la inversión provienen de los inesperados cambios en la jurisprudencia y de los incrementos de costos irrestrictos que dichos cambios entrañan y que, de hecho, pueden agregar un factor negativo para la creación de empleo.

Preocupante: nueva ley de ART les dará más poder a gremios

Preocupante: nueva ley de ART les dará más poder a gremios
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 10
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 07-09-06

Preocupante: nueva ley de ART les dará más poder a gremios Argentina – 07/09/2006 – Ambito Financiero – Pág. 10 – Tiempo de Lectura: 2′ 56» La nueva ley de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales se concentra en la prevención reformando la legislación en materia de higiene y seguridad, que partirá de la misma reforma, creando a la vez el comité mixto de higiene y seguridad. La preocupación empresaria se concentra en los dos temas: el primero, por el costo; el segundo, porque crea un nuevo frente de conflicto entre la empresa y los trabajadores, y porque se les concede a los integrantes estabilidad gremial, similar a la tutela prevista en la Ley de Asociaciones Sindicales


Preocupante: nueva ley de ART les dará más poder a gremios
Argentina – 07/09/2006 – Ambito Financiero – Pág. 10 – Tiempo de Lectura: 2′ 56»

La nueva ley de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales se concentra en la prevención reformando la legislación en materia de higiene y seguridad, que partirá de la misma reforma, creando a la vez el comité mixto de higiene y seguridad. La preocupación empresaria se concentra en los dos temas: el primero, por el costo; el segundo, porque crea un nuevo frente de conflicto entre la empresa y los trabajadores, y porque se les concede a los integrantes estabilidad gremial, similar a la tutela prevista en la Ley de Asociaciones Sindicales
(arts. 48 y 52, Ley 23.551).
Siguiendo el ejemplo de la ley de Brasil, se crean los comités de higiene y seguridad, cuyo número e integración dependen de la cantidad de personal de la empresa, y que cuenta con igual cantidad de miembros de parte de los trabajadores que de parte de la empresa. En las empresas más pequeñas, los delegados y miembros de comisión interna serán los que integrarán el comité mixto. Todos, una vez que asumen, estarán protegidos por la estabilidad de los representantes gremiales, que determina que mientras dure su mandato -generalmente dos años- y por un plazo complementario de doce (12) meses más, no podrán ser suspendidos, despedidos ni modificadas sus condiciones de trabajo, salvo que cometan una falta grave y con ello sean sometidos a un procedimientos especial de desafuero ante la Justicia laboral competente.
Como se sabe, este procedimiento de desafuero es de aplicación restrictiva, y para casos muy graves. Si el integrante del comité mixto es sometido al proceso de desafuero, por ejemplo por despido, y la empresa no tiene éxito, no sólo deberá reincorporarlo, sino que además le deberá pagar todos los salarios desde el momento del despido hasta la fecha de reincorporación.
Si el trabajador optara por la vía indemnizatoria, cobrará todos los salarios que correspondan al término del mandato faltante, más un año de remuneraciones (13 salarios)más las indemnizaciones por preaviso y despido, más los recargos de la Ley de Emergencia (ahora de 50%). Irónicamente, si el comité lo integran gerentes o mandos medios de la empresa, éstos gozarán también de la estabilidad aludida, con lo cual se les concede protección gremial a los ejecutivos de la propia compañía. Con esta protección, los integrantes del comité de ambas partes serán «intocables».

Representantes claros
Si bien la protección preventiva de la salud del trabajador no tiene partes en conflicto, la interpretación y alcances de las normas en la aplicación práctica necesariamente debe tener claros representantes de ambas partes, para que la protección sea efectiva.
Además del amparo especial que tienen los miembros del comité, se discute el carácter consultivo o ejecutivo que puedan tener sus decisiones. En efecto, si existen observaciones preventivas, ¿podrá el comité detener la producción hasta que el riesgo se disipe? Esta atribución está ligada a la controvertida facultad que tendrá cualquier trabajador de retener tareas, es decir, de paralizar su actividad si advierte un riesgo grave e inminente para su integridad física o su salud en el lugar de trabajo, sin pérdida del salario («exeptio non adimpleti contractus», art. 1201 del Código Civil) a pesar de que ahora requerirá, para que esta excepción sea eficaz, la denuncia del riesgo ante la autoridad de aplicación.
La reforma de la Ley de Riesgos tiene la ventaja de que será previsible en cuanto a sus costos directos, sean las contribuciones patronales o, en su caso, las primas de seguros de responsabilidad civil. Sin embargo, puede llegar a tener costos imprevisibles si este comité mixto de higiene y seguridad se constituye en una nueva fuente de conflictos, sea por razón de la prevención de enfermedades y accidentes profesionales, sea porque se puede utilizar este comité con el fin de crear un nuevo frente de reclamaciones laborales y/ o sindicales.