La nueva fórmula para negociar aumentos en Buenos Aires marca estrategia del Gobierno

Martes  21 de Febrero de 2017

La nueva fórmula para negociar aumentos en Buenos Aires marca estrategia del Gobierno

 

La nueva fórmula para negociar aumentos en Buenos Aires marca estrategia del Gobierno

La fórmula inicial de ajuste de salarios en los convenios colectivos oficiales propuesta por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, basada en el 18% anual pagada en cuatro cuotas del 4,5% podría ajustarse conforme al IPC del INDEC en forma trimestral.

Obviamente, es una apuesta al éxito de la política anti-inflacionaria, y a que no superará las proyecciones estimadas por el Poder Ejecutivo.

En la visión provincial del Ministerio de Trabajo a cargo de Marcelo Villegas y su equipo liderado por Mariano Muñoz, la negociación colectiva es un instrumento de construcción de la paz social.

Para ello, y con el fin de ordenar su presupuesto y hacer previsibles los costos, es necesario negociar la inflación devengada hacia el futuro dejando de lado el pasado, acompasar la recomposición salarial al ritmo real del crecimiento inflacionario proyectado en base al IPC del INDEC, reduciendo la calidad e intensidad de los conflictos salariales, y contribuyendo a la paz social.

Algunos dirigentes sindicales confunden inflación futura con la que se produzca con el devenir del tiempo, en lugar de situarse en la inflación que se genere y se confirme durante enero a diciembre de 2017.

Las últimas declaraciones son una clara demostración de ello, y en rigor, es parte del vaciamiento de las causas que siguen generando la idea de medidas de fuerza, que como todos sabemos, producen daños coyunturales, y no generan ninguna solución en ningún plano.

En alguna medida un plan basado en la estimación pronosticada que garantice cualquier diferencia que se produzca en el momento que se produzca, tiene una aspiración estratégica al cambiar la agenda de discusión y a modificar los términos de la relación hacia el futuro.

También vacía de contenido las pretensiones básicas de la CGT, con la salvedad de que aún no se ha verificado en forma contundente el ingreso de inversiones, que solo se han dado en algunos sectores como por ejemplo el agro, la ganadería, y la agroindustria, las maquinarias agrícolas, y todos sus suministros y derivados.

Solo quedan algunos interrogantes: qué ocurre cuando se afirma con dudoso fundamento que hay pérdida de ajustes en períodos anteriores, cuando durante doce años el salario fue superior a la inflación. Otro tanto ocurre con el cómo y con el cuando, respecto del momento en el cual se aplican los ajustes que superan la inflación, teniendo en cuenta que no debería ser acumulativo.

Luego quedan temas como la recuperación del salario, y allí vuelve a tomar protagonismo la búsqueda de salarios ligados a los resultados, a la productividad, a la producción, o a la mejora de parámetros hoy desarticulados como el ausentismo estructural y el crónico.

La propuesta gubernamental parece difícil de eludir y de objetar. Asegura mantener el valor venal de la moneda en tiempo real, dividiendo los ajustes de cuatro trimestres, en donde se cubra en forma periódica cualquier desfasaje entre el IPC del INDEC y los aumentos acordados.

Habrá que discutir matices, variables, particularidades de cada sindicato o actividad, pero en rigor, son todos temas accesorios, que no hacen a la esencia de una base estructural justa, adecuada para una época como la actual que cuenta con importantes restricciones.

En cuanto a los despidos, suspensiones, y la crisis que sigue castigando algunos sectores, habrá que obrar en forma artesanal, librando las batallas respectivas en cada sector o empresa.

La iniciativa gubernamental es un ejemplo estratégico de anticipación que podría ser la base de la estrategia general del Poder Ejecutivo, que sin dudas deberá reforzar todos los frentes, en forma unívoca, para evitar que se filtren acuerdos ajenos a los parámetros oficiales, alineados con las directivas del Presidente Macri, que pidió no apartarse del eje de la estimación oficial de inflación del 17%.

Imagen de Julián A. de Diego

Julián A. de Diego Profesor Derecho del Trabajo y Director del Posgrado UCA

1