Innovación tecnológica e informatización comienzan a influir sobre la caída del empleo

Innovación tecnológica e informatización comienzan a influir sobre la caída del empleo.

Innovación tecnológica e informatización comienzan a influir sobre la caída del empleo

El reclamo sindical era más que fundado, el movimiento que realizaban las trabajadoras de las muñecas en el segmento de control de calidad de una serie de empresas estaba produciendo la inflamación del túnel carpiano, enfermedad profesional invalidante comprendida en las prestaciones de la Ley de Riesgos del Trabajo. En efecto, con el movimiento ascendiente y descendiente de la mano inflama a menudo tendones que pasan por el túnel, lo bloquean y producen dolor y pérdida de la fuerza en la mano. La respuesta empresaria fue eficiente y dinámica, se reemplazaron a los trabajadores de control de calidad por un sistema de control electrónico y con la robotización del proceso.

Con ello se produjo la desvinculación y la reubicación de cientos de trabajadoras reemplazadas por robot y por sistemas informáticos.

En su lugar, unos pocos profesionales en las nuevas tecnologías controlan y ajustan el nuevo proceso.

En rigor cuando se negocian nuevas condiciones debe prevenirse que una solución transversal es una técnica heurística que puede generar consecuencias imprevistas que terminan aumentando el perjuicio para el reclamante.

El sindicato no tuvo una razonable trazabilidad del ciclo de negociación del conflicto, y no previó lo que en definitiva fue un resultado dentro de los que tenían menor chance de ocurrencia.

Un ‘cisne negro’ que según Nassim Nicholas Taleb es un acontecimiento imprevisto y que tenía mínima o ninguna chance de ocurrencia, produciendo con ello un fuerte impacto. Hoy en un contexto de incertidumbre y de estanflación, las variables no integran la relación de causalidad con los acontecimientos inciertos, cuando aparece una anomalía como es la robotización o informatización. Es más, da la impresión, de que todo se va sistematizando a través de nuevos programas, aplicaciones y sistemas, y con ello, se van simplificando los procesos, eliminándose funciones, tareas y puestos de trabajo.

Uno de los procesos es el de la llamada ‘uberización’ de la economía y se basa en la creación de valor en función de la distribución de la capacidad productiva entre un número siempre importante de usuarios, bajo la influencia y los efectos de redes por un lado, y por el otro, la creación de valor se da por el hecho de que la plataforma logra satisfacer las demandas de los consumidores que son cada vez más complejas y a la vez sofisticadas.

Los beneficios son recíprocos en la medida que la plataforma se administre con flexibilidad y cada operador sea un mini-emprendedor que se asocia al sistema para brindar un servicio de más calidad y eficiencia y de menor precio para el usuario. En rigor, la plataforma ahorra o elude ciertas cargas o tributos que redundan en el precio, y esa es hoy una encrucijada que genera mucho rechazo.

A su vez la robotización procura primero hacer de la producción en serie un proceso eficiente y del menor costo posible. Los robots serán un ‘commodity’ como cualquier producto genérico.

El proceso judicial, los trámites ante el ANSeS, la AFIP, los documentos de identidad, el pago de los impuestos, los trámites administrativos, todos están operando a través de la web, y solo alcanzan a menos del 30% de los que deberían ya estar sistematizados.

En la actividad privada avanzó más rápidamente y más del 70% está utilizando algún tipo de sistema, y más de la mitad cuentan con algún sistema de producción automatizada. Inexorablemente, cada vez hay más puestos de trabajo muy tecnificados en un proceso de reducción lenta pero constante de puestos de trabajo, en especial, en la producción en serie.

En Finlandia hoy se estudia un sistema de renta para asegurar un ingreso razonable y similar a la de los ingresos regulares para los que no puedan integrarse más al mercado de trabajo, financiado a través de impuestos de los que operan en el nuevo mundo tecnológico robótico e informático.

JULIÁN DE DIEGO

Por Julián A. de Diego.
Director del Posgrado en RR. HH. Escuela de Negocios de la U.C.A

1