El bono de la discordia, en el peor momento económico

En el peor momento de la economía el Gobierno Nacional promovió un bono no remunerativo, donde la CGT perseguía una recomposición salarial, y el sector empresario una suma compensable con impuestos o con los aumentos ya otorgados. Nadie logró su objetivo, y el bono resultó un engendro que se convertirá en una fuente de conflictos preelectorales.

Publicado en El Cronista, 01 de octubre de 2019
Resulta claro para mí que el Poder Ejecutivo carece de facultades para imponer el pago obligatorio del bono, ya que no cuenta con una norma de fondo que se asigne tales atribuciones. El mismo decreto que ordena el bono hace referencia genérica a esa carencia, y dice que el ejercicio de la autonomía colectiva la deben ejercer las partes signatarias del convenio colectivo.

Polémico o no, el decreto 665/2019 estableció una asignación no remunerativa para todos los trabajadores en relación de dependencia del Sector Privado que incluye a trabajadores convencionados y fuera de convenio, que ascenderá a la suma de PESOS CINCO MIL ($ 5.000), la que se abonará en principio en el mes de octubre de 2019, o sea hasta el 4to. día hábil del mes de noviembre, o en los plazos, cuotas y condiciones que establezcan las partes signatarias de los Convenios Colectivos de Trabajo en ejercicio de su autonomía colectiva. Al respecto hay convenios que ya lo incluyen, otros que lo financiarán, otros que lo compensan, y la mayoría perseguirá una reformulación salarial de cada convenio. Seguir leyendo El bono de la discordia, en el peor momento económico