LaborNet Nro 985 “El Codiv-19 pone en la mayor encrucijada a los Líderes, entre la Salud y la Economía”

Por Natalia de Diego

Desde que comenzó la situación de emergencia sanitaria motivada por el Codiv-19 y millones de personas debieron permanecer confinadas en sus domicilios, se han producido muchos cambios en el ámbito de las relaciones laborales y relaciones humanas. En el marco legal, un aluvión de normas se han dictado en el ámbito laboral y de la Seguridad Social. También la transformación se ha producido en la forma de trabajar, al menos desde el pasado 16 de marzo de 2020, y   nuestra forma de vida y rutinas se han visto modificadas. Nuestra vocación y nuestro sentido de la vida en escena, cuidar nuestra salud, – como prioridad – y revalorizar el afecto, la cercanía de nuestra familia y el dilema del abrazo han sido los tesoros más preciados.

La llegada del COVID-19, así como la medida del aislamiento social preventivo y obligatorio, permitió visualizar con más claridad la calidad y los valores de los líderes, se muestran a la luz todas sus capacidades, habilidades y conocimientos y cómo sustentan sus decisiones, poniendo a prueba en tiempos de turbulencia e incertidumbre sus decisiones, y mostrando la madera con la que están hechos.

La transformación profunda de las relaciones laborales, una crisis radical que nos propone la reconstrucción como individuos, como organización y como país. Con toda una serie de retos para los tres poderes, el judicial, legislativo y el ejecutivo donde también se vislumbran la calidad de las instituciones.  El teletrabajo generalizado, la difícil conciliación entre la familia y el trabajo, los colegios virtuales y el aprendizaje digital en casa. Las múltiples reuniones a través de herramientas tecnológicas, los cambios en los diseños organizacionales, el rediseño de los equipos de trabajo, la ponderación de cada puesto y los cambios de roles ponen en jaque a la organización entera y a los tan ponderados espacios físicos o entornos de trabajo, que obliga a re- evaluar los espacios ociosos.

Esta gran crisis que atraviesa la humanidad, momento difícil en un contexto tan cambiante y de tanta incertidumbre, cuidar lo esencial y el equilibrio emocional, para salir fortalecidos y que este tiempo sea un aprendizaje que nos lleve a poder contribuir en la sociedad de manera más colaborativa. Siempre la nueva idea puede dar lugar para agregar valor en nuestra vocación y aporte a la sociedad, y generar nuevas organizaciones que nos dignifiquen.

Durante este periodo, los  trabajadores nos hemos debido adaptar, cuando ello ha sido técnicamente posible, a trabajar desde nuestro domicilio, a compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos u otros familiares, a mantener reuniones virtuales o a acudir a nuestros puestos de trabajo adoptando las medidas sanitarias oportunas. Y ello ha supuesto también cambios importantes para las empresas. Sin esperarlo, nos hemos sometido, unos y otros, de manera forzosa al mayor experimento en materia de relaciones laborales a nivel mundial que se haya realizado nunca: el teletrabajo en todas sus dimensiones, y la educación virtual desde casa.

Todas estas situaciones, cuando finalice la pandemia, – esta crisis-  posiblemente sean el inicio de una transformación profunda de las relaciones laborales, de la forma de trabajar, de una nueva manera de agregar valor y estar al servicio de los demás.  Un aprendizaje que nos deje huella: tener más conciencia del entorno social y económico, del valor y respeto por la naturaleza, de los cuidados al medio ambiente, de la salud y cuál es el limite ético de los negocios.

Si hay algo que nos permitió tanto el proceso de COVID-19 como el aislamiento social es visualizar, con más claridad que en muchos otros momentos, que la vuelta a la normalidad nos detiene en enormes desafíos, “el reinventarse”, cómo refundar las compañías, y quiénes son los talentos esenciales que la sostienen, y los lideres tienen un papel radical y preponderante en la reconstrucción.

Surgen en la nueva normalidad nuevas empresas, las que ya venían funcionando en una versión digital, con modalidad de trabajo online, [HomeOffice] y con nuevas habilidades que hemos aprendido, y adquiriendo en base al error y al proceso de aprendizaje continuo en el que estamos inmersos, que nos impulsa a crear nuevas versiones de nosotros mismos, de nuestros equipos y de nuestra organización, y da comienzo a la transformación. A potenciar todo el desarrollo e -learning,y el aprendizaje en forma streaming.

En esta crisis, de gran magnitud, podemos encontrar una oportunidad para transformar y mejorar nuestro servicio, procesos, pensar más ágiles, más eficientes, más productivos y potenciar nuestro producto o servicio generando herramientas colaborativas online, y la clave para la transformación son las personas. 

Cómo determinar nuestro mapa de talento será clave en la organización y descubrir quiénes son las personas con las que siempre contamos, los lideres impulsores, y se han convertido en estrellas claves.  Adaptabilidad, flexibilidad, tolerancia a la frustración, y no claudicar frente al primer obstáculo, la capacidad de aceptar los cambios son habilidades determinantes. El mapa del talento esencial, aquel que se adapta a los cambios bruscos, con capacidad rápida de reacción, de reflexión, a la mejora continua y que sobre todo tiene lugar para la nueva idea y apertura del conocimiento flexible que otro pueda aportarle, son quienes nos ayudarán a construir la estrategia para Co- Diseñar cuando la salida se vislumbre.

  • Un genio con mil ayudantes: ese modelo es reemplazado por el modelo colaborativo, donde en organizaciones más planas todos contribuyen al éxito de la organización. Agregando valor como ese eslabón en cada proyecto en los que interactúan múltiples Talentos. Hoy formar al equipo es clave, para los lideres que quieren la continuidad de su empresa.
  • Los valores y los principios son aquello más profundo, lo que está dentro de cada uno de nosotros y que se manifiesta a través de acciones, comportamientos, y es la brújula interior, que guía nuestras acciones, especialmente cuando hay que tomar decisiones difíciles. La responsabilidad del Líder por mantener la continuidad del negocio y descubrir lo importante. 
  • ¿Qué queremos que perdure? Es una oportunidad – valga en el medio de una crisis de magnitud insospechada- de hacer las cosas de manera distinta. Todas las decisiones, que se tomen perdurarán en la experiencia del empleado, la cultura organizacional se muestra a través de lo que hacemos, son símbolos, y de lo que dejemos que suceda, administramos con escasos recursos y las decisiones se toman muy rápido en escenarios extremadamente cambiantes.
  • Ante una falla, creábamos sistemas para ensayar alternativas, invertíamos tiempo en ese individuo con la esperanza de la que mejorara, brindando infinitas oportunidades. Se creaban procesos – controles para compensar las fallas y errores, y la situación no mejoraba. Pero aún así, pensábamos que con el tiempo, iba a cambiar. Hoy no hay tiempo, para esperar a que cambie, y la energía que perdemos reduce la energía que debemos dedicar y desarrollar y trabajar con los capaces. ¡Todo el tiempo que dediquemos a la persona apropiada, se multiplica!
  • Dedicar a los mejores las grandes oportunidades, y no a los grandes problemas: ese es el dilema, encargar a los mejores ejecutivos a las oportunidades de negocios, y no a los mayores problemas. Al afrontar los hechos más duros las compañías se fortalecen en lugar de debilitarse, y encuentran la manera de prevalecer, si tienen los talentos adecuados.
  • Paso a paso, día tras día, el equipo puede reconstruir todo el modelo de negocios y reformular la cultura corporativa, la paradoja de la adversidad para enfrentar los hechos más descarnados de la realidad, mantener una fe inquebrantable, y una administración rigurosa, con el compromiso de hacer prevalecer la empresa contra viento y marea. Llegar a tener la comprensión de su fuerza motriz, de la economía y crear un modelo de acuerdo a ese comprensión.
  • Es como andar a tientas en el medio de la niebla, se avanza pero no se ve bien, con cautela, se procede lentamente, la niebla se disipa, y se alcanza a ver a una gran distancia, de ahí en adelante cada encrucijada no sin menos vacilación, se toman rápidas decisiones, que en el medio dela niebla no se habrían visto tan claras.
  • Encontrar personas disciplinadas, para hacer frente a la dura realidad, persistir en la comprensión, y finalmente la disciplina en acción, con brillantes estrategias, y firme resolución . Quienes producen resultados, hacen las cosas por la fuerza de su personalidad. Crear la cultura de la disciplina, cada empleado es indispensable para obtener óptimos resultados. La estructura financiera y administrativa requiere en estos momentos de mucho orden y disciplina, reformularla es clave con estrictos controles financieros; mejorar todos los controles de calidad para recuperar a las empresas.
  • La cultura cambia rápidamente, ¿Cómo se puede mantener después? ¿Cómo volver? No hay dudas que el desafío más importante es financiero. Las acciones que implementamos son los cimientos para el mañana.
  • La confianza y el coraje, nuestra energía creativa para superar la adversidad de lo que está crisis nos presenta. El Líder tiene miedo, ¿Qué herramientas le damos para fortalecerlo? ¿Cómo lo empoderamos? Hay que aprender y enseñar a liderar en crisis, con más humanidad, sensibilidad, empatía, compasión, colaboración y cooperación.

¿Cómo construimos confianza en nuestros equipos en el medio de la adversidad? ¿Cómo les brindamos herramientas para que puedan con todas las limitaciones, encontrar sus propios motivadores? La pasión es el secreto de todo lo que hacemos. 

  • ¿Nos estamos preparando emocionalmente? Confiar en que podemos reinventarnos, aún cuando no sabemos cómo. Encontrar una nueva forma de pensar y no perder la esperanza en tanta adversidad, ¿podemos cambiar nuestra mentalidad? En cómo respondemos, – aquella habilidad para responder frente a los desafíos de la adversidad- , nuestro propio “coraje”, y osadía para el día a día levantarnos con la nueva idea, y dar a luz esperanza, pensar que volveremos a la normalidad, a los abrazos y a la sociabilidad que está en nuestra naturaleza “UBUNTU” Soy por que nosotros somos y una persona humana se reconoce en la otra, El espíritu de la Humanidad.
  • Las claves para nuestro aprendizaje:

– La educación necesita del espacio físico para que el niño se desarrolle. La base de la atención es el músculo cognitivo que nos permite seguir un relato, completar una tarea, aprender o crear. Una relación exige atención mutua, dedicación, esfuerzo, es necesario hacer una esfuerzo por lograr los rasgos de la humanidad! 

– Nuestra capacidad de atención determina nuestro desempeño al realizar una tarea. El circuito social y emocional del cerebro de un niño aprende del contacto y la conversación con las personas con que se encuentra a lo largo del día. Las interacciones modelan el circuito cerebral.

– Las personas más enfocadas son inmunes a la turbulencia emocional, más capaces de permanecer serenas ante la crisis y seguir a flote de las oleadas emocionales de la vida. 

El poder de distraer la mente de una cosa y dirigirla a otra es esencial para el bienestar.

– Richard Davinson, un especialista de neurociencias de la Universidad de Wisconsin, sostiene que la concentración es un consejo de habilidades vitales esenciales, que nos guían frente a la turbulencia de nuestra vida interior, nuestras relaciones y todos los desafíos que la vida nos presente, entre las que se destacan:

  • 1. La resiliencia

La resiliencia emocional depende de la velocidad a la que nos recuperamos de una situación. Las personas altamente resilientes se recuperan de inmediato.

El poder de voluntad y la autodisciplina, para controlar sensaciones que perturban o ignorar caprichos para mantenernos enfocados en un objetivo, se llama atención ejecutiva. Es una herramienta mental, destreza cognitiva, tales como aprender a leer y escribir, y a hacer cálculos, matemáticos.

La atención ejecutiva tiene la clave de la autonomía. En este pequeña decisión se encuentra el núcleo de la fuerza de voluntad, la esencia de la auto-regulación.

Las diferencias de temperamento son producto de la maduración, y de la genética de las distintas redes cerebrales.

Aún así, el desarrollo de esta destreza vital depende en buena medida de lo que aprendemos en la vida.

Durante años los niños fueron evaluados en su tolerancia a la frustración, y a las exigencia y su capacidad de concentración y perseverancia. El alto nivel de autocontrol, predice el equilibrio emocional, sino logran posponer la gratificación para conseguir su objetivo. 

  • 2. La empatía

Los orígenes de esta actitud se encuentra en la manera en que los niños incorporan los principios básicos de la vida emocional, tales como reconocer que el estado emocional de otras personas es diferente del propio y responder a los sentimientos que los otros expresan.

Esta comprensión emocional elemental se manifiesta la primera vez que un niño puede tomar en cuenta el punto de vista de otra persona, considerar varias perspectivas y entenderse con los demás.

Pueden calificar su rostro como alegre o triste. Comprender la manera en que otro niño percibe los hechos determinará su manera de reaccionar.

Cualquier maestro que alguna vez se haya esforzado por conseguir la atención de los alumnos sabe que el aprendizaje de una lección de historia o matemáticas requiere silencio y concentración.

  • 3. El Feedback

La concentración y el Feedback de un entrenador experto es imprescindible para alcanzar altos niveles de desempeño.

Los que llegan a la cima nunca dejan de aprender y el que nunca deja de aprender necesita escuchar al coach que lo moldea, de la conversación para seguir construyendo y aprendiendo, del líder que lo guía y del ejemplo de aquellos que acompañan moldeando su comportamiento.

  • 4. La Reflexión

Ofrecer tiempo para la reflexión y comprender sus sentimientos, es vital. Los niños están tranquilos y aprenden mejor cuando encuentran un lugar para permanecer a solas para serenarse.

El Control cognitivo es una habilidad clave, y no cuando sus caprichos gobiernan sus actos, se les enseña a manejarse mejor. Los niños que pueden mantenerse enfocados en un objetivo se desempeñan mejor en la vida, “social and emocional learnings” . La capacidad de reconocer los sentimientos, y asociarlos con ideas y recuerdos es fundamental para el autocontrol, entre los cinco y ocho años los circuitos que controlan los impulsos experimentan un gran desarrollo.

Tenemos que aprender a conectar con la gente de manera distinta. Hacer el trabajo de manera diferente y no siempre seguir las reglas, debemos averiguar quiénes son capaces de hacerlo y quiénes no.

La creatividad de ser valientes, de arriesgarse para encontrar nuevas formas de trabajo, y poder compartir la experiencia con los demás.

Si no entiendes el papel que desempeñas ¿Cómo puedes apasionarte con lo que estás haciendo? Reinventándote a ti mismo, dando lugar a las buenas ideas, despertando a tus sentidos, siguiendo tu intuición, aprovechando los medios de los que dispones, y aprender a confiar en uno mismo, descubrir todo el talento que está en nuestro interior, y ser flexibles frente a los nuevos desafíos que nos deparan esta nueva realidad.

 

Programe una reunión virtual para asesoramiento

Consulte con los Expertos de de Diego & Asociados  para resolver todas sus necesidades y ayudarlo a implementar las soluciones legales que su empresa hoy necesita.
Puede escribirnos vía  mail o iniciar un chat con nosotros.