LaborNet Nro 1076 El instituto de las vacaciones y su tratamiento en época de Coronavirus . La potestad del empleador de modificar el tiempo de disfrute se ve restringida por la Jurisprudencia.

Estimadas/os,

  • La OIT define a las vacaciones anuales remuneradas del trabajador como un número previamente determinado de jornadas consecutivas, fuera de los días festivos y los días de enfermedad y convalecencia, durante los cuales, cada año, cumpliendo el trabajador ciertas condiciones de servicios interrumpe su trabajo y continua percibiendo su remuneración.
  • Expresamente, el Convenio 52 de la OIT (1936) ratificado por nuestro país mediante la ley 13.560, establece que el trabajador tendrá derecho, después de un año de servicio continuo, a vacaciones pagadas de seis días en lo mínimo previsto. 
  • Asimismo, las vacaciones tienen por objeto que el trabajador logre un restablecimiento psicofísico integral, es decir, cumple con una función higiénica y biológica que no realiza la brevedad de los descansos diarios ni semanales.
  • En igual sentido, la doctrina sostiene que, la licencia ordinaria en tanto implica un alejamiento del trabajo suficientemente prolongado, cumple una función reparadora, pues posibilita que se quiebre la rutina impuesta por la labor diaria liberando al trabajador de la carga que ella supone. 
  • De lo expuesto se desprende que la naturaleza del instituto de las vacaciones radica en forma nuclear en la idea de una reparación integral (psicofísica) del trabajador, es decir, en la renovación de la fuerza de trabajo no inmediata.
  • En idénticos términos se expidió la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires que sostuvo : “La institución del descanso anual tiene como finalidad permitir que el trabajador recupere sus fuerzas físicas y morales consumidas durante el cumplimiento de las obligaciones que le impone a lo largo del año el débito laboral existiendo antecedentes legislativos de carácter nacional e internacional. 
  • La O.I.T. plasmó tal beneficio del descanso anual en su Recomendación 47/1936, reiterándola en el art. 2 de la convención 52 de 1936 -vigente de 1939-, la que a su vez, declara la nulidad de todo acuerdo que implique el abandono del derecho a su goce -art. 4-, previendo su compensación en dinero solo en caso de despido -art. 7- y, con posterioridad la convención 132 de 1970 – que revisara la 52- reitera tales conceptos al igual que la imposibilidad de renunciar, bajo pena de nulidad, al goce del descanso anual – art. 12-.” SCBA LP L 89614 S 20/02/2008 “Martínez, Benito Rodolfo c/Cooperativa Eléctrica Azul Ltda. s/Indemnización por despido, etc.”.

Sentado este punto, corresponde analizar si la situación de aislamiento preventivo, social y obligatorio configura una situación pertinente para que tal reparación integral se desarrolle:

(a) [El impacto del aislamiento social ha sido estudiado en diferentes grupos de personas, como astronautas, personas en situación de cárcel, niños inmunosuprimidos, investigadores en la Antártida o adultos mayores.]

(b) En primer lugar, es importante recordar que el aislamiento no solo [adormece el cerebro produciendo aburrimiento, sino que las mentes de las personas comienzan a aletargarse cuando no tienen aportes positivos en sus pequeños mundos] y se activan la depresión y la ansiedad. 

(c) Por lo que la descripción de síntomas que antecede, resulta compatible con la situación que atraviesan las personas durante el ASPO. ([“Efectos psicológicos del aislamiento por cuarentena por COVID 19 – ]Comisión de Política y Vinculación Institucional de la Asociación Argentina de Ciencias del Comportamiento “). 

(d) Para los seres humanos, debido a que el aislamiento obligatorio implica la ruptura de la rutina, las actividades de ocio, los encuentros afectivos de toda clase que impacta directamente en la libertad individual y en la autonomía de la voluntad de cada ciudadano.

(e) También es normal tener preocupaciones sobre la obtención de alimentos y suministros personales, tomarse un tiempo libre del trabajo o cumplir con las obligaciones de cuidado familiar. Algunas personas pueden tener problemas para dormir o para concentrarse en las tareas diarias Depresión y aburrimiento: Una pausa en el trabajo y otras actividades significativas interrumpe su rutina diaria y puede provocar sentimientos de tristeza o mal humor. 

(f) Los períodos prolongados de tiempo en el hogar también pueden causar aburrimiento y soledad. La pérdida de autonomía y libertad personal asociada con el aislamiento y la cuarentena a menudo puede ser frustrante. También puede experimentar enojo o resentimiento hacia aquellos que han emitido órdenes de cuarentena o aislamiento, o si siente que estuvo expuesto al virus sea debido a la negligencia de otra persona. 

(g) Si está enfermo o ha estado expuesto a alguien que tiene COVID-19, puede sentirse señalado por otras personas que temen contraer la enfermedad si interactúan con usted. Pueden sentir que debido a las preocupaciones y pocas estrategias de afrontamiento, pensamiento negativo y rumiaciones sobre las consecuencias del COVID 19, no pueda dormir, o sienta sueño diurno, por otro lado puede también sentir con el aislamiento, si es el caso, la tendencia a dormir en exceso y cambiar cronobiológicamente los ritmos de sueño y vigilia a través de siestas y periodos de sueño que no son los usuales dentro de los hábitos que cotidianamente tenía entes del problema.” FEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE SOCIEDADES DE SUEÑO ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE PSICOLOGÍA DEL SUEÑO. – Documento que transcribe, contextualiza y consensa para Latinoamérica, las recomendaciones de la APA y la WHO, para afrontar las consecuencias psicológicas frente a la epidemia COVID-19.

(h) Finalmente, corresponde considerar atento la edad que posee el trabajador (mayor de 60 años) que se encuentra en la franja considerada por los sucesivos decretos de necesidad y urgencia como “Personas de alto riesgo”, suspendiéndose su deber de presentarse a prestar servicios con goce integro de sus remuneraciones – art. 1o Inc a. Res 207/2020 MTESS 16/03/2020 – por lo que el trabajador no tiene más opción que limitarse al confinamiento doméstico. 

(I) Que en tales circunstancias la accionada le impone el “goce” de sus vacaciones, situación que además, permite vislumbrar la errónea apreciación del concepto de “buena fe” que manifiesta poseer la demandada en su conteste.

(j) De lo expuesto hasta aquí se desprende que no hay analogía posible entre la situación de “aislamiento social preventivo obligatorio con prohibición de circular libremente” y la del “tiempo disponible para ser usado libremente que conlleva el goce de las vacaciones”.

“La suspensión entraña la idea de temporalidad». 

[Por consiguiente, cesada la causa determinante de la suspensión, la relación vuelve a adquirir los efectos y a lograr la situación anterior con las consecuencias que van ligadas a su existencia misma como tal.]

No cabe calificar con criterio unitario los diversos supuestos de suspensión. En todos ellos concurre, ciertamente, la nota común de incumpliminento de las prestaciones básicas” (Alonso García, Curso de Derecho del Trabajo, 6a Ed. Ariel, ps.518-519).

En suma, la Jurisprudencia adjunta, no encuentra motivos para creer que el trabajador pudo haber hecho uso del tiempo libre de sus vacaciones en realizar aquellas actividades que le produzcan el placer y el goce necesarios para regenerar su estado físico- psíquico a los fines de regresar posteriormente a prestar tareas.

Sumado a ello, interpreta seguidamente analizar las previsiones del Titulo X del Régimen de Contrato de Trabajo, toda vez que allí se consignan, del capítulo I al V y de forma taxativa, una serie de motivos por los cuales quedarían suspendidos ciertos efectos del contrato de trabajo. 

Cuando la ley menciona que se suspenden ciertos efectos del contrato de trabajo, lo que parece atender prioritariamente para así denominarlo es a las consecuencias que se derivan de esas suspensiones. Es decir, a la afectación de los deberes que se encuentran en el núcleo de la relación de empleo en cuanto contrato de cambio, a la disponibilidad laborativa (comprensiva par prestación de tareas de provisión de ocupación efectiva) y al pago de salario.

Un Reciente fallo ordena reimputar las sumas otorgadas en concepto de vacaciones durante la vigencia de la cuarentena. 

  • La empleadora otorgó al trabajador el goce de sus vacaciones durante la vigencia de la prórroga del DNU No 297/20.
  • La Sentencia Definitiva de fecha 22/06/2020 cuestiona el otorgamiento de las vacaciones durante la vigencia de la cuarentena.
  • Destacó la buena fe de la empresa cuyo único objetivo fue el de obrar a favor del descanso del trabajador.
  • Concretamente determina si fue ajustada a derecho la decisión de la empleadora de otorgarle al trabajador el goce de sus vacaciones correspondientes al periodo 2019 durante la vigencia de la prórroga del DNU No 297/20. 
  • El Sentenciante determinó que se deberá reimputar las sumas otorgadas en concepto de vacaciones pertenecientes al año 2019 a haberes devengados.
  • Asimismo, deberá la parte demandada Rigolleau S.A., concederle al trabajador el derecho a gozar de las correspondientes vacaciones del año 2019 que se encuentren pendientes de goce, a partir del día siguiente hábil de finalizado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional
  • De lo expuesto hasta aquí se desprende que no hay analogía posible entre la situación de “aislamiento social preventivo obligatorio con prohibición de circular libremente” y la del “tiempo disponible para ser usado libremente que conlleva el goce de las vacaciones”.
  • La suspensión entraña la idea de temporalidad. 
  • Por consiguiente, cesada la causa determinante de la suspensión, la relación vuelve a adquirir los efectos y a lograr la situación anterior con las consecuencias que van ligadas a su existencia misma como tal. 
  • En suma, deberá la parte demandada Rigolleau S.A., concederle al trabajador el derecho a gozar de las correspondientes vacaciones del año 2019 que se encuentren pendientes de goce, a partir del día siguiente hábil de finalizado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional y siempre que se encuentre finalizada la suspensión del deber de presentarse a prestar servicios a la franja etaria del accionante.

En virtud de ello, un nuevo desafío se presenta para los Ejecutivos de Recursos Humanos, en cuanto la retorno a la actividad normal, deberán repensar si están dispuestos, los empleadores y los empleados,  van a estar en condiciones de utilizar las vacaciones como «reparadoras del aspecto psicofísico o del impacto del aislamiento,  si van a estar a conceder al trabajador el derecho a gozar de las correspondientes vacaciones que se encuentren pendientes de goce, a partir del día siguiente hábil de finalizado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional, o se van a prolongar las licencias de estrés o malestares. 

La autoridad de aplicación, (Ministerio de Trabajo Empleo y Seguridad Social) mediante resolución fundada puede autorizar la concesión de vacaciones en período distinto al mencionado cuando así lo requieran las características de la actividad de que se trate, u homologar convenios colectivos o de empresa que contengan fechas de otorgamiento distinto a las previstas en el articulo 154 LCT. Es posible ante momentos de crisis comenzar otorgando vacaciones atrasadas o adelantadas a todo el personal, solo se requerirá negociar (acordar) con el sindicato con personería gremial, y el acuerdo alcanzado debe ser homologado por el Ministerio de Trabajo de la localidad donde funcione el establecimiento.

Quedamos a vuestra disposición para cualquier aclaración al respecto, 

Cordiales Saludos, 

Natalia de Diego

Programe una reunión virtual para asesoramiento

Consulte con los Expertos de de Diego & Asociados para resolver todas sus necesidades y ayudarlo a implementar las soluciones legales que su empresa hoy necesita.
Puede escribirnos vía mail o iniciar un chat con nosotros.