labornet

11 enero 2022

LaborNet Nro 1312 “Nueva Ola de COVID -19. Inedito nivel de contagios. La Importancia de la vacunación en el lugar de trabajo”

Estimada/os,

Frente a la nueva ola, inédita por sus altos niveles de contagio, parece incomprensible retroceder en lo que hace a la vacunación, única herramienta de prevención social masiva, además de las herramientas que dependen de la conducta individual (higiene, uso de barbijo, empleo de productos de esterilización, distanciamiento).

Las empresas deben mantener sus políticas preventivas, con sus restricciones, a través de la legislación laboral vigente, y por medio de los protocolos y de los aforos.

Frente al vacío legislativo, es aconsejable adoptar una posición cautelosa, ya que de manera incomprensible con el contexto actual, han empezado a aparecer casos que pretenden primar el derecho a la intimidad y privacidad por sobre cuestiones de salud pública, ya que se encuentra en este último aspecto, comprobado que quien tiene el esquema vacunatorio, si bien puede contraer la enfermedad, las consecuencias de la misma son ostensiblemente de menor graduación.

En el referido contexto, una alternativa válida, al menos como para poder instar de manera pacífica al cumplimiento del esquema vacunatorio, resulta ser la siguiente intimación:

“Por medio del presente, le requerimos a Ud. que informe su condición frente a la vacunación de COVID 19, en virtud de la emergencia sanitaria dispuesta por el Gobierno Nacional al que ha adherido el de la Provincia de Buenos Aires, y en función de que el protocolo vigente distingue entre los trabajadores que cuentan con el esquema de vacunación completa de aquellos trabajadores que no lo tienen.
Asimismo, se deja constancia que en aras al principio de Buena Fe que debe primar durante todo el vínculo laboral, la información por Ud. brindada será resguardando su privacidad.
Queda Ud. debidamente notificado.”

En caso de no adoptar una solución pacífica, y frente a la falta de exigibilidad de la vacuna, sugerimos evaluar la desvinculación sin causa, de aquellas personas que sin fundamento clínico, adoptan una posición reticente frente a la inoculación contra el COVID-19, ya que el empleador tiene el deber de resguardar la salud de sus colaboradores, y el hecho de no contar con el personal inoculado en el esquema completo, podría potencialmente generar mayor exposición del virus dentro de la compañía.

Las medidas que pueden adoptar los jueces serán selectivas e individuales con efectos solo en el caso concreto en la que el juez se expide. Sigo recomendando el fortalecimiento de la prevención partiendo de la exigencia de la vacunación completa. Si la pandemia sigue produciendo estragos comunitarios, los hechos nos darán la razón.

No olvidemos que la prevención busca proteger la vida, la salud, la integridad psicológica, bienes supremos entre los jurídicamente tutelados por el marco regulatorio. Seamos cautos en lo que hace a la adopción de medidas contra los renuentes para minimizar contingencias.

Abrazo a todos, Julián A. de Diego

Programe una reunión virtual para asesoramiento

Consulte con los Expertos de de Diego & Asociados para resolver todas sus necesidades y ayudarlo a implementar las soluciones legales que su empresa hoy necesita.
Puede escribirnos vía mail o iniciar un chat con nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: