30 septiembre 2022

LaborNet Nro 1340 “Las prestaciones en especie, que evitan la erogación de un gasto del trabajador son remuneración”. 

El régimen legal del Benefició del automóvil cuando la compañía lo transfiere al empleado es remuneración es especié”. 

Estimados/as, 

En esta oportunidad analizaremos el siguiente Fallo.: En la SENTENCIA DEFINITIVA 19708

EXPTE. CNT 18377/2009/CA1 SALA IX JUZGADO No 41

En la Ciudad de Buenos Aires, para dictar sentencia en los autos caratulados “SEMERARO JUDITH GRACIELA C/ COSMETICOS AVON S.A. S/ DESPIDO” se procede: 

  • 1. Las prestaciones en especie. La remuneración en especie y el dictado del pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso “Perez c/ Disco”. 
  • 2. a) La entrega de mercaderías: la empresa  le entregaba al inicio de cada campaña una caja con productos de los que incluían esa nueva campaña comercial, por un valor que estimó aproximado.- y solicitó se incluya dicho importe en la base salarial por tratarse de un gasto que la recurrente evitaba erogar de su peculio, al no tener que adquirir los productos de cosmética que se trata. Frente a ello la accionada replicó –y el sentenciante de grado admitió la postura del responde- que dichas mercaderías no sólo no eran entregadas para el uso personal de la gerente zonal, sino para su “conocimiento” y promoción toda vez que, según admite la propia actora, se trataba de los principales productos que correspondían a lanzamientos de la respectiva campaña.
  • 3. Si bien es cierto que, la finalidad de los productos aludida, cabe concluir que se trataba de la provisión de productos que el trabajador necesariamente debía adquirir con su patrimonio personal en caso de no serle provistos, de modo que se esté suplantando un gasto que necesario para el sustento propio que evitaba la erogación indispensable de su parte por serle provistos por la empresa empleadora.
  • 4. B) El automóvil. Su uso y adjudicación. En efecto, surge admitido en la sede de grado que la empresa empleadora otorgaba a la trabajadora un vehículo que cada tres años le cambiaba y que al momento de efectuar el cambio, lo transfería a nombre de la dependiente consignando el valor residual de la amortización de su uso en el lapso de 36 meses en sus recibos de salario, bajo la denominación de “gratificación especial” y abonando sobre dicho concepto incluso, la incidencia del SAC.
  • 5. Ahora bien, de la sentencia en crisis se desprende el reconocimiento del valor remuneratorio del vehículo asignado, no obstante se lo considera solo a los fines indemnizatorios con exclusión de lo concerniente a la indemnización prevista en el art. 245 LCT, por tratarse –según criterio del juzgador- de un importe que no era percibido con carácter habitual, mensual y normal, sino que era incorporado al patrimonio de la dependiente cada 36 meses.
  • 6. Durante el lapso transcurrido hasta la adquisición del vehículo por parte de la en forma definitiva y hasta incorporarlo a su patrimonio, el trabajador gozaba del uso ilimitado del vehículo y no sólo a los fines del desempeño de su tarea, sino también en cuanto a su uso personal, circunstancia que a mi ver si determina que se considere parte de su remuneración mensual la provisión del vehículo, más allá de la posterior incorporación al patrimonio personal de la trabajadora.
  • 7. Por otra parte, si al momento de hacerse el traspaso de la unidad al trabajador en carácter de propietaria, se consignaba su “valor residual” por la amortización del período previo de uso de 36 meses, parece lógico inferir que durante ese lapso, se efectuaba una prestación en especie que merece ser traducida en dinero como lo pretendió la ahora recurrente desde el inicio.
  • 8. En consecuencia, considero que debe incorporarse a la base salarial el importe prorrateado mensualmente del valor de la unidad, que tal como ha sido estimado, se fija en la suma de $mensuales y dicho valor debe integrar la base salarial también a los fines de la estimación de la indemnización prevista en el art. 245 de la LCT, toda vez que no se incorpora su valor final, sino su prorrateo mensual, dando cumplimiento de tal modo a la pauta que establece dicha norma al referir al carácter mensual, normal y habitual de la percepción del importe que se trate. Así lo sugiero.
  • 9. c) Los gastos de patente y seguro del vehículo: En la misma línea argumental que la referida precedentemente para resolver la cuestión relativa al uso del vehículo, estimo que también correspondía incluir en la base salarial la suma abonada por ambos conceptos desde que, aún cuando el vehículo se mantuviera dentro del patrimonio de la empresa durante el lapso de los 36 meses previos a que se configurara el traspaso al dependiente, no lo es menos que durante el tiempo estimado de uso, previo a ser transmitido, el trabajador evitaba erogar ambos conceptos de su peculio personal, implicando de tal modo una mejora en la calidad de vida de la dependiente, toda vez que contaba no sólo con el vehículo a libre disposición de uso, sino también con los pagos que necesariamente debía realizar a los fines de su uso legítimo y racional, es decir tener abonados y al día los importes derivados del gasto emergente del impuesto de rentas y del seguro obligatorio para poder circular.
  • 10. En caso de no serle provista la unidad móvil y tener que tener la actora un vehículo propio, implicarían que necesariamente debiera erogar sumas por ambos conceptos, lo que al ser evitado por haber sido asumido por la patronal, me persuade acerca del carácter remuneratorio de ambos pagos asumidos por la empresa en beneficio de la trabajadora.
  • 11. De acuerdo con ello y toda vez que la actora ha peticionado la inclusión de ambos conceptos en la base salarial pretendida, cuantificándolos en las respectivas sumas mensuales, lo que según sentencia ha sido avalado por los informes emanados de la Dirección General de Rentas de la Ciudad de Buenos Aires, y de las compañías de seguros con que se contrataba el servicio para cada vehículo, corresponde admitir ambos tópicos e incorporar a la base salarial la suma total .- por los rubros referidos (cabe advertir que no se han glosado las contestaciones de oficio aludidas a la reconstrucción del expediente lo que impide establecer una suma exacta en cuanto a la cuantificación de los valores informados).
  • 12. d) El teléfono celular: Con el mismo criterio que ha sido expuesto para dirimir las cuestiones vinculadas con el automotor, su uso y los gastos del mismo, estimo que corresponde admitir el planteo articulado en torno de la provisión y el uso del teléfono celular. Lo entiendo de este modo pues, tal como lo puntualiza a mi juicio con acierto la parte actora en su memorial de agravios, el argumento que utiliza el juzgador en su pronunciamiento para desestimar este segmento de la pretensión (dado por la jurisprudencia que cita de la Sala II), lejos de contribuir a la tesis del rechazo del rubro, participa de la postura que inclina a su admisión, al menos en los términos que ha sido peticionado.
  • 13. En efecto, si la accionada otorgaba a la trabajadora un teléfono celular y le permitía el uso irrestricto, más allá del que se requería para la función específica de su tarea, luce adecuado el razonamiento de la apelante en cuanto señala que debe otorgarse carácter salarial al menos a la parte del consumo que puede endilgarse a la utilización personal del servicio y que era abonada por la empresa sin requerirse rendición alguna del gasto.
  • 14. Ello pues, si bien no deja de ser una herramienta de trabajo en el caso de marras por el tipo de actividad desplegada, tampoco puede obviarse que la trabajadora no tenía necesidad de adquirir otra línea telefónica para su uso personal, y por lo tanto, no debía erogar gastos en tal concepto, que eran asumidos por la empresa accionada, evitando de tal modo una erogación personal que debe traducirse en parte de la remuneración de la actora. Así lo sugiero.
  • 15. Dado que la propia accionante peticiona la incidencia de este costo en parte proporcional, efectuando un desglose del abono que se pagaba en uso laboral y uso personal, adjudicándole a este último un razonable costo mensuales, habré de admitirlo tal como fuera peticionado.
  • 16, e) Premios – Viajes y American Gift Cheques: Distinta será la suerte en cuanto a este aspecto del recurso toda vez que más allá de tratarse de una gratificación especial otorgada como consecuencia de la relación laboral subyacente, no es ese el único requisito para que un importe o pago (en especie o en dinero) revista naturaleza salarial. En efecto, la propia actora admite en su memorial de agravios que “…son pagos en especie … por haber cumplido con los objetivos que la empresa fijara para hacerse acreedora de los mismos…” (ver fs. 166vta/167). En el mismo sentido, prosigue en su memorial de agravios al hacer hincapié en las declaraciones testimoniales rendidas en torno de este segmento del reclamo, y alude enfáticamente al reconocimiento del carácter de “premios” que revestían dichos “obsequios” entregados por la empresa como así también a la necesidad de dar cumplimiento a determinados objetivos para hacerse acreedora de aquéllos, ya sea que se trate de vouchers para canjear por viajes, de “american gifts” cheques o cualquier otra denominación, puesto que se ha demostrado –y así lo sostiene la propia demandante- que se requería para su adquisición alcanzar los objetivos fijados, ya sea por lanzamiento de producto y cumplimiento de objetivo de venta o bien por cantidad de campañas realizadas
  • 17. Lo expuesto, implica a mi ver –aún cuando por razones disímiles a las que se han esgrimido en el fallo recurrido, toda vez que carece de trascendencia la posibilidad o imposibilidad de canjear esos premios en dinero- sino que estimo que es la causa de su otorgamiento lo que determina la naturaleza salarial (o no) de dichos conceptos, lo cual en mi opinión y por los argumentos dados con anterioridad, determinan que estos tópicos no deban ser considerados parte integrante de la remuneración a los fines pretendidos en la demanda (esto es en la incidencia de la base del cálculo de las indemnizaciones derivadas del distracto).
  • 18. Solo a mayor abundamiento es dable señalar que la respuesta dada por el perito contador a los puntos “ñ” y “o”, ratifica lo expuesto toda vez que allí se señala que “… responde afirmativamente a estas cuestiones, manifestando que surge del programa de premios a Gerentes Divisionales que los ítems que son evaluados para determinar la comisión son los que a continuación se detallan; Objetivos y Ordenes; Objetivos y Ventas; Morosidad; Desmantelado y Actividades de Stencil… Cada uno de ellos otorga un puntaje y la suma de ellos es el puntaje final que establece el porcentaje de comisión” (cabe aquí aclarar que el experto refiere al concepto “comisión” cuando de los propios requerimientos periciales de ambos puntos se extrae que se está indagando acerca de las pautas para el cálculo de los premios percibidos por la actora, el cumplimiento de objetivos en órdenes y en facturación). f) Viaje a Brasil por valor. En relación a este aspecto de la queja advierto que no se verifican en autos (al menos en las constancias que han sido arrimadas a esta Alzada) elementos que permitan avalar la exposición de la demandante, en cuanto a la existencia de una deuda por dicho concepto y por idéntica suma, razón por la cual no cabe sino confirmar la decisión recurrida, por las razones apuntadas, en cuanto ha sido materia de este agravio.
  • 19. VI.- Analizado lo anterior, corresponde dar tratamiento a los agravios vinculados con el importe considerado como base de cálculo de las indemnizaciones admitidas y diferidas a condena, lo que ha sido materia de agravio de ambas partes
  • 20. corresponde incluir en la suma salarial los importes que eran abonados en concepto de “entrega de automóvil” (amortización de uso prorrateada) por un total mensual, más los gastos vinculados a servicios de patente y seguro del vehículo, que totalizan según se dijo en el acápite pertinente un total mensual del orden de los y la incidencia del gasto del teléfono celular que asumía la accionada, en su parte proporcional al uso personal, cuantificada mensuales, todo ello adunado a la mejor remuneración admitida en origen de acuerdo a lo que surge del anexo 11 de la prueba pericial contable, determina un total salarial de que sugiero utilizar como base del cálculo de las reparaciones derivadas del despido decidido y a los fines de estimar los importes adeudados por diferencias que constituyen el objeto de la presente demanda.

Quedamos a vuestra disposición para cualquier aclaración al respecto, 

Cordiales Saludos, 

Equipo de Actualización de Jurisprudencia – de Diego & Asociados S.A.

Programe una reunión virtual para asesoramiento

Consulte con los Expertos de de Diego & Asociados para resolver todas sus necesidades y ayudarlo a implementar las soluciones legales que su empresa hoy necesita.
Puede escribirnos vía mail o iniciar un chat con nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: