Desafío: acuerdos salariales que duren entre 3 y 5 años

Desafío: acuerdos salariales que duren entre 3 y 5 años
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 9
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 10-07-06

Los acuerdos salariales vencen, en su mayoría, en diciembre, y las empresas están buscando previsibilidad por los próximos cinco años, hasta 2011. Si bien parece ciencia ficción, este mismo proceso se vivió en distintas épocas tanto en España como en Italia, y allí se desarrollaron los denominados acuerdos marco interconfederales o, simplemente, los acuerdos marco que tenían la voluntad tripartita del Estado, la representación gremial y las empresas.


Desafío: acuerdos salariales que duren entre 3 y 5 años

Los acuerdos salariales vencen, en su mayoría, en diciembre, y las empresas están buscando previsibilidad por los próximos cinco años, hasta 2011. Si bien parece ciencia ficción, este mismo proceso se vivió en distintas épocas tanto en España como en Italia, y allí se desarrollaron los denominados «acuerdos marco interconfederales» o, simplemente, los «acuerdos marco» que tenían la voluntad tripartita del Estado, la representación gremial y las empresas.

En España fueron acuerdos inspirados y apoyados en el pacto de La Moncloa de 1978; en Italia se basaron en los llamados «protocolos Scotti», en donde básicamente se plantearon tres principios y dos reglas. Los principios fueron: a) preservar la estabilidad económica para construir una base sustentable para el crecimiento; b) que los sectores planificaran sus acuerdos laborales colectivos con plazos no inferiores a un año y sobre la base de reglas no escritas de preservar el valor de compra y transaccional del salario; y c) que el Estado fuera el garante de estos acuerdos brindando el ejemplo de mantener las reglas de juego (seguridad jurídica) en el mediano y largo plazo, sobre todo en materia fiscal y en lo que hace al marco regulatorio general y al laboral en particular.
Las dos reglas que se emplearon tenían que ver con conformar la representación gremial y empresarial con los auténticos y legítimos interlocutores de las partes; y la segunda, que la pauta que se utilizaría con un mecanismo de doble efecto era que se ponderaría la mejora de la productividad para poder mantener como mínimo la inflación como regla para modificar anualmente los salarios.

Encrucijada
La Argentina está enfrentando en estos momentos una de sus encrucijadas («cross routes») más importantes de su historia reciente. Ha crecido por tres años consecutivos y necesita inversiones para seguir creciendo por diez años más. En materia laboral, se presentan cuatro incógnitas: a) qué hará el Poder Ejecutivo con las reformas laborales en el Congreso nacional, en donde por ahora se vive una impasse; b) qué ocurrirá con los vaivenes de la jurisprudencia (en el Poder Judicial), donde se está avanzando hacia un nuevo modelo ultraproteccionista; c) cuál será el derrotero de la negociación colectiva y de los conflictos consecuentes, con acuerdos que evidencian luchas internas, enfrentamientos por encuadramiento y la CGT dividida por distintas estrategias políticas y partidarias, todo lo cual presiona sobre el costo laboral y el salarial en particular; y d) cómo se consolida la representación empresarial para validar la efectiva interlocución frente al Estado, frente al Parlamento, frente los litigios en el Poder Judicial y frente a la representación de los sindicatos.
Aparece, finalmente, el mayor de los tiranos operando entre todos los sectores, como un gigante invisible: el mercado y, dentro de él, los consumidores. No es cierto que el futuro de una empresa está ligado sólo a reglas claras de juego, sustentabilidad, competitividad y previsibilidad. El mercado manda, porque es el que consume los bienes y servicios. Para satisfacerlo, los inversores buscan el lugar de más bajo costo, con reglas impositivas permanentes, y que produzca con la mejor calidad (estándares internacionales). Nuestros costos todavía son competitivos a nivel internacional y habrá que preservarlos; basta con apreciar los efectos en el mercado turístico o en las exportaciones agrícola-ganaderas, entre otras. Ejemplo claro de la previsibilidad tan ansiada son los acuerdos de las empresas automotrices, como Toyota, con SMATA que se extendieron hasta abril de 2008 o el acuerdo de la industria farmacéutica entre FATSA y las entidades empresarias que se formalizó hasta diciembre de 2007. Si bien todo depende de que los indicadores económicos se mantengan, hoy todos piensan en tres y hasta en cinco años de reglas y acuerdos que permitan que la Argentina sea previsible. Las cartas están tiradas, y las posibilidades están al alcance de la mano del Estado, y de las auténticas representaciones de los gremios y del empresariado.

Clave: comienzan a negociar ahora convenios colectivos

Clave: comienzan a negociar ahora convenios colectivos
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 11-12
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 03-07-06


Julián A. de Diego
Los acuerdos salariales se van cerrando y se van formando las comisiones negociadoras para discutir los nuevos convenios de cada actividad, muchos de los cuales se encuentran vigentes por la ultraactividad desde 1975. Muchos analistas afirman que hemos regresado a la década del 70, pero lo cierto es que nos separan demasiadas diferencias para hacer una comparación tan simplista.


Clave: comienzan a negociar ahora convenios colectivos

Los acuerdos salariales se van cerrando y se van formando las comisiones negociadoras para discutir los nuevos convenios de cada actividad, muchos de los cuales se encuentran vigentes por la ultraactividad desde 1975. Muchos analistas afirman que hemos regresado a la década del 70, pero lo cierto es que nos separan demasiadas diferencias para hacer una comparación tan simplista.

En cualquier caso, los viejos convenios están parcialmente vigentes, ya que parte del texto fue derogado por normas dictadas durante el gobierno militar del 76/82, y otras cayeron en desuso por la simple circunstancia de que fueron superadas por el tiempo y la modernidad. Sin embargo, en estos últimos tres años se ha producido un fenómeno, que lo poco que queda vigente de los convenios ha producido importantes distorsiones en muchas actividades. Por lo pronto, el incrementodel Salario Mínimo Vital y Móvil y los aumentos dispuestos por el Poder Ejecutivo por decreto, produjeron una fuerte reactivación de la negociación colectiva en materia salarial. Para ello, se actualizaron las viejas escalas correspondientes a categorías profesionales que hoy son prácticamente inexistentes. Es lo mismo que tener bien conservado un auto antiguo de colección, puede ser una joya, pero no deja de ser una antigüedad.
El fuerte incremento que experimentaron los básicos activaron el resto de los adicionales, sean variables por efecto de la propia fórmula de actualización, y los fijos, por presión sindical dentro del proceso de negociación.

Reescritura
En alguna medida, la legislación y los convenios colectivos se están reescribiendo, todo ello combinado con la fuerte intervención estatal en la negociación y en los conflictos, y por la reactivación de la actividad gremial, que en algunos casos busca revalidar el mandato y los títulos que los avalan como representantes de su sector, en otros, simplemente se instalan al frente del conflicto para asumir el protagonismo que de otro modo, sería asumido por grupos extraños al sindicato.
A todo este proceso de cambio acelerado contribuye la jurisprudencia. Los fallos de la Corte Suprema sobre riesgos del trabajo («Castillo», «Aquino» y otros), sobre los topes indemnizatorios («Vizzoti»), el plenario sobre solidaridad de los contratistas («Ramírez») y los casos de reincorporación por discriminación antisindical, impulsan cambios que en un sistema integrado como el nuestro, requieren de reformas que no deben correr el riesgo de nuevas declaraciones de inconstitucionalidad, o de compromiso con los tratados internacionales de derechos humanos, que en este último caso fueron elevados al rango constitucional por la reforma de 1994.
Los ajustes de los mínimos salariales, los ajustes de los básicos de convenio, las reformas legislativas y la jurisprudencia producen el efecto sinérgico que lleva inexorablemente a asumir la discusión de los nuevos convenios colectivos. Y allí se presenta el dilema. ¿Se continuará con el proceso de crecimiento del costo laboral que a Europa está llevando a los países centrales a una de las más grandes crisis del trabajo de su historia? La competitividad lograda por obra y magia de la caída de la convertibilidad, se corre el riesgo de consumirla en dos años o de valorizarla hacia el futuro, para que se preserve la estabilidad en crecimiento y el crecimiento en estabilidad.
Los nuevos convenios colectivos, de actividad, de grupo de empresas, y de empresa pueden ser un instrumento de cambio, en la medida en que se guarde el equilibrio entre los derechos del trabajador, la búsqueda de una mejor distribucióndel ingreso, y la continuidaddel proceso de crecimientoeconómico y del empleode calidad.
Un embate contra las empresas, si responde a la ley del más fuerte, y elude la negociación responsable, producirá distorsiones tan graves como las que pudieron darse con una discusión de salarios irrestricta. El convenio puede ser, en definitiva, un instrumento de concertación equilibrada y a la vez responsable, y en ese objetivo fundamental deben estar empeñados el Estado, los sindicatos y las empresas y sus entidades representativas.

Provoca más inseguridad un nuevo fallo laboral

Provoca más inseguridad un nuevo fallo laboral
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 10
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 27-06-06

La Justicia laboral invalidó en un fallo la homologación realizada por el Ministerio de Trabajo (SECLO) por vicios de la voluntad y habilitó reclamos por indemnizaciones laborales en sede judicial, a pesar de no haberse formulado tal defensa por parte del reclamante. En efecto, en la causa Vivas, Miguel Angel c/ Peugeot Citr en Argentina SA s/despido se declaró la nulidad de la homologación del SECLO, con el voto del Dr


Provoca más inseguridad un nuevo fallo laboral

La Justicia laboral invalidó en un fallo la homologación realizada por el Ministerio de Trabajo (SECLO) por vicios de la voluntad y habilitó reclamos por indemnizaciones laborales en sede judicial, a pesar de no haberse formulado tal defensa por parte del reclamante.
En efecto, en la causa «Vivas, Miguel Angel c/ Peugeot Citröen Argentina SA s/despido» se declaró la nulidad de la homologación del SECLO, con el voto del Dr.
Oscar Zas, al que adhirió el camarista Julio C. Simón, con la disidencia de la Dra. María Cristina García Margalejo. Como se recordará, es posible llegar a un acuerdo conciliatorio o transaccional, y si éste reúne una serie de requisitos tales como razonabilidad del monto acordado, presencia y ratificación del interesado ante la autoridad administrativa, y la evaluación de la autoridad de aplicación de que es una justa composición de los hechos y derechos de las partes, resulta homologado.

«Cosa juzgada»
La cancelación de la suma debida y el acto homologatorio brindan al acuerdo autoridad de «cosa juzgada» administrativa (iuris iudicata), y con ello, el caso es irrevisable judicialmente, salvo que se articule la nulidad de dicha homologación haberse verificado en él una falencia esencial.
En la sentencia comentada, el juez considera que se produjo una serie de episodios contradictorios que culminaron con el despido y acuerdo ante el SECLO del trabajador reclamante, que lo llevaron a invalidar el acto primero porque dice que hubo error de hecho invalidante, al que se lo indujo supuestamente en el marco de un procedimiento de crisis y del despido originado por falta o disminución de trabajo. Luego se afirma que se incurrió en lesión subjetiva que se da cuando se aprovecha la necesidad, ligereza o inexperiencia de la contraparte con el fin de obtener un beneficio patrimonial. Lo cierto es que lo que se pacta ante el Ministerio de Trabajo en éste o en casos similareses el resultado de dos posiciones contrapuestas. Los reclamos del trabajador dentro del marco legal correspondiente pueden ser objeto de una solución transaccional, en la que generalmente se formulan oferta y contraoferta y se llega a una solución intermedia en la que ambas partes ceden.

Valor razonable
El segundo aspecto llamativo del caso es que la nulidad de la homologación, el supuesto vicio de la voluntad sea por error de hecho invalidante o por lesión subjetiva, no fue pedido ni articulado por el trabajador. Por ende, el juez asumió una defensa no invocada. Por último, el monto resultó ser un valor razonable propio de una conciliación, sin que existiera manifiesta desproporción entre lo pagado y lo pretendido. Es más, el trabajador expresó que percibida la suma nada más tendría que reclamar de la empresa. A su vez, no impugnó el acuerdo ni la homologación, no requirió ni solicitó su homologación, tuvo el adecuado asesoramiento, y todo ello sigue la tradicional doctrina del plenario «Lafalce».
En otros términos, el fallo crea un estado de inseguridad jurídica inédita ya que no sólo se invalida un acuerdo homologado por el Ministerio de Trabajo que se celebró en términos razonables, sino que para una sentencia como la comentada, la transacción no es posible, y por el contrario, sólo corresponde establecer derechos absolutos e irrenunciables, siempre en perjuicio de los derechos del empleador y también en perjuicio de su legítima defensa y del derecho de propiedad (arts. 16 y 17 CN). Competitividad, crecimiento sustentable, inversiones de riesgo genuinas y creación de empleo sustentable, encuentran en estos casos la más clara contradicción que nuestros poderes públicos deben resolver con coherencia, para que dichos objetivos sean parte de un futuro predecible dentro de las posibilidades lógicas que todos los protagonistas deben asumir.

El Gobierno lleva calma a los empresarios sobre leyes laborales

El Gobierno lleva calma a los empresarios sobre leyes laborales
Fuente: El Cronista Pág. 2 Sección – Economía & Política

Fecha: 15-06-06

TOMADA Y RECALDE BAJARON EL TONO A LAS INICIATIVAS Y PROMETIERON GRADUALISMO: El impulsor de la contrarreforma laboral, Héctor Recalde, aseguró que no hay un paquete sino simples proyectos. Fue después del llamado de Kirchner a la inversión externa


El Gobierno lleva calma a los empresarios sobre leyes laborales

TOMADA Y RECALDE BAJARON EL TONO A LAS INICIATIVAS Y PROMETIERON GRADUALISMO: El impulsor de la contrarreforma laboral, Héctor Recalde, aseguró que no hay un paquete sino simples proyectos. Fue después del llamado de Kirchner a la inversión externa

(Nota de tapa: El Gobierno baja el tono a las reformas laborales de Recalde)
ALEJANDRO BERCOVICH Buenos Aires
Recién llegado de la Asamblea Anual de la OIT en Ginebra, el diputado Héctor Recalde buscó tranquilizar ayer a los empresarios inquietos por los cambios que impulsa a las leyes laborales para restituir antiguos derechos y beneficios a los trabajadores. El ámbito que eligió para su mensaje fue un seminario para directores y gerentes de recursos humanos de las principales empresas del país. Mientras el ministro de Trabajo, Carlos, Tomada, subrayó desde otro estrado que las modificaciones son por ahora “sólo proyectos”. Aunque los retoques legales siguen su curso, la señal fue bien recibida por los hombres de negocios, luego del puente que había tendido anteayer el presidente Néstor Kirchner a los inversores extranjeros.
Ante los ejecutivos que se dieron cita para el seminario organizado ayer por SEL Consultores, Recalde extrajo de su bolsillo un papel y leyó media docena de sinónimos para referirse al ritmo que busca imprimir a sus reformas: lento, acompasado, sosegado, gradual y progresivo. “Todo en su medida y armoniosamente”, citó. Antes negó la existencia de un paquete de iniciativas para revertir las sucesivas flexibilizaciones laborales de los últimos años. Según destacó, hasta ahora sólo se hizo ley un proyecto para limitar las posibilidades de cambiar de tarea o lugar a un empleado, que no fue de su autoría.
No es la primera vez que el diputado y asesor laboral de la CGT aclara esos términos al empresariado, pero sí fue una novedad que lo hiciera en persona, luego de la embestida que le dedicaron el mes pasado las principales cámaras patronales del país tras una reunión con técnicos de la Comisión de Legislación Laboral que preside en la cámara baja.
A pocas cuadras del coqueto hotel donde tuvo lugar el encuentro, en la sede de la cartera laboral, Tomada inauguró unas jornadas sobre innovación tecnológica. Allí sostuvo que las modificaciones que se analizan en el Congreso “son hasta ahora sólo proyectos” y que aún no se puede determinar el impacto que tendrán sobre los costos laborales.
La posición opuesta corrió por cuenta del asesor patronal Julián De Diego, quien compartía la mesa redonda con Recalde.
Queja empresaria
“Hemos tenido cambios en la jurisprudencia de 180 grados que generan mucha imprevisibilidad”, dijo De Diego, antes de citar fallos judiciales como el que estableció la responsabilidad del contratista ante tercerizados, el que eliminó los topes indemnizatorios o el que barrió con el antiguo régimen de accidentes laborales.
Los hombres de negocios advierten que ese tipo de iniciativas atenta contra las inversiones, pese a las oportunidades que ofrece una economía que crece al 9% anual. Y justamente la inversión es lo que ponderó anteayer Kirchner durante el lanzamiento de un nuevo modelo de Peugeot.
Algunos empresarios también se quejan por la mecánica de las últimas negociaciones salariales, donde consideran que el Gobierno “impone” los aumentos. Al menos eso le transmitió ayer a Recalde un directivo de Volkswagen, visiblemente molesto por el desenlace de las tratativas con el Smata.

«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»«»

7 de cada 10 grandes firmas concedieron aumentos este año
La dinámica salarial en las grandes empresas fue más pareja en 2005 entre los distintos sectores de la economía, en comparación con los años inmediatamente posteriores a la salida de la Convertibilidad. Según un estudio presentado ayer por SEL Consultores y el estudio Marcú y Asociados, la brecha entre los aumentos concedidos por los distintos rubros se redujo más del 50% entre 2002 y el año pasado. Mientras en 2002 lideraban el ránking la industria química, la de comunicaciones y la de bienes durables, en 2005 estuvieron al frente los bancos y las empresas de servicios públicos, aunque con menor ventaja respecto del resto.

El informe, elaborado mensualmente sobre datos de 200 firmas líderes, arroja que el promedio de subas salariales estuvo por encima de la inflación durante 2003 y 2004 pero sólo logró empatarla el año pasado. Las empresas proyectan para 2006 un incremento promedio del 11%, también en línea con la inflación pautada por la mayoría de los analistas. No descartan seguir negociando.

El salarlo en las líderes¿Concedió aumentos este año?En porcentajeNO 32Sí 68Cómo se realizaron ios ajustesRealizó ajustes en el salario base 78Adelanto ( a cuenta de futuros aumentos 22Ajustes selectivos 83Ajustes generales 1740% de las empresas prevé conceder nuevos ajustesdurante 200610,5 es el porcentaje anual que aceptarían aumentar lossueldos43% negocia por estas horas los convenios colectivos vigentes (la mayoría por empresa)22% es el aumento que piden sus empleados1 de cada 3 enfrenta demandas del personal fuera de convenio (jefes y profesionales)Fuente: SEL Consultores -encuesta a 200 firmas lideres-

Ley de ART: se acerca un acuerdo

Ley de ART: se acerca un acuerdo
Fuente: La Nación Pag. 1 Economía y Negocios

Fecha: 15-06-06

Hubo gestiones en Ginebra; proyectan eliminar un aporte especial


Ley de ART: se acerca un acuerdo
Argentina – 15/06/2006 – La Nación – Pág. 1/Economía y negocios – Tiempo de Lectura: 1′ 52”

Hubo gestiones en Ginebra; proyectan eliminar un aporte especial

Gobierno, entidades empresariales y sindicales y aseguradoras de riesgos del trabajo (ART) lograron acercar posiciones en los últimos días en relación con la próxima reforma de la ley de accidentes laborales. Representantes de todos los sectores dialogaron sobre el tema mientras participaban de la conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que se realiza por estos días en Ginebra. Y las gestiones seguirán en los próximos días en Buenos Aires.
La presencia de representantes del sector asegurador en ese encuentro internacional tuvo que ver con las negociaciones en danza para consensuar un proyecto de ley. Entre otros puntos, la nueva norma abrirá la posibilidad de que los trabajadores accidentados o con enfermedades de origen laboral opten entre cobrar la indemnización prevista por el sistema de seguros o llevar a un juicio a su empleador, un camino que la ley actual tiene vedado, por lo que fue tachada de inconstitucional por la Corte Suprema.
Entre quienes debatieron sobre el futuro del régimen se encontraba el diputado Héctor Recalde, que preside la Comisión de Legislación Laboral de la Cámara baja. Recalde participó ayer de un seminario organizado por la Sociedad de Estudios Laborales (SEL) y la consultora Marcú & Asociados e insistió en que el tema no será tratado en el Congreso hasta que el Poder Ejecutivo mande su texto.
De todas formas, ante un auditorio integrado por directivos de las áreas de recursos humanos de varias empresas, Recalde anunció que esta semana presentó un proyecto de ley que reducirá el costo del sistema. La iniciativa busca eliminar un aporte mensual de $ 0,60 por trabajador que se destina a un fondo para el tratamiento de enfermedades como la hipoacusia. Como el sistema tiene 6,3 millones de trabajadores cubiertos, deberían recaudarse por año unos $ 45 millones.
Según el diputado, del fondo sólo se usaron $ 30 millones, mientras que se acumularon $ 190 millones. El proyecto dispone que ese dinero sea girado a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y usado en prevención para pequeñas empresas.
Recalde compartió ayer un panel con el abogado asesor de empresas Julián de Diego, que sostuvo que los fallos contra el sistema de ART eran esperables por las bajas indemnizaciones. Y apuntó que, por otros aspectos de la jurisprudencia, hoy existe una “máxima imprevisibilidad”.

Estudio Jurídico Líder en Asesoramiento Laboral Empresario y Atención de Conflictos Individuales y Colectivos

A %d blogueros les gusta esto: