Multinacionales hoy, para invertir, miden antes riesgo laboral

Multinacionales hoy, para invertir, miden antes riesgo laboral
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 6-7
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 13-12-06

Las empresas multinacionales interesadas en invertir en la Argentina vuelven a pedir un informe de riesgo laboral y sindical, considerándolo uno de los tres temas claves. Los otros dos son la existencia de claras reglas de juego y la estabilidad económica en términos previsibles. Todos son conscientes de que una economía que crece a 9% anual, necesita de un marco razonable de estabilidad con inflación por debajo de 10%, y para que se fortalezca y proyecte en el tiempo, es imprescindible una avalancha de inversiones.


Multinacionales hoy, para invertir, miden antes riesgo laboral
Argentina –

Las empresas multinacionales interesadas en invertir en la Argentina vuelven a pedir un informe de riesgo laboral y sindical, considerándolo uno de los tres temas claves. Los otros dos son la existencia de claras reglas de juego y la estabilidad económica en términos previsibles. Todos son conscientes de que una economía que crece a 9% anual, necesita de un marco razonable de estabilidad con inflación por debajo de 10%, y para que se fortalezca y proyecte en el tiempo, es imprescindible una avalancha de inversiones.
Todo ello, con cierta incertidumbre de cómo salir de congelamientos y controles de precios, de tarifas atrasadas y de necesidades de lograr rentabilidad que se puede reinvertir en infraestructura.
Las grandes empresas nacionales e internacionales coincidieron en eventos como el Coloquio de IDEA en que salarios y su eventual corrección para el próximo año, juicios laborales con resultados imprevisibles y reformas laborales malas y buenas crean un escenario complejo en lo que hace a previsibilidad, perspectiva y planificación razonable del futuro. En el contexto de la actividad privada,los empresarios pymes y los de empresas medianas nacionales coinciden en 76% que el costo laboral de los juicios y otros factores de inestabilidad en esa materia, como los conflictos sindicales, la negociación de los salarios y las reformas promovidas en el Parlamento por la aparición del diputado Héctor Recalde, son sin duda las acechanzas de 2007.
Si comparamos expectativas, incógnitas e inquietudes de todos los ámbitos del quehacer empresarial, la amenaza laboral es la más inestable y la que está sujeta a mayor cantidad de factores de inestabilidad, sean éstos de naturaleza meramente económica u originada en el actual cuadro que presenta la realidad del trabajo y de los gremios.
En cuanto a los valores de los juicios en trámite, el monto se ha triplicado -a valores constantes-con respecto a los mismos casos de hace cinco años y se ha quintuplicado en relación con los resultados de los juicios de diez años atrás. Las sanciones creadas para combatir el empleo no registrado, los recargos a las indemnizaciones, y las prestaciones de naturaleza dudosa han potenciado las condenas, al punto que un despido ordinario y sin causa, con una antigüedad de tres años, que daría derecho al cobro de cinco sueldos, conforme la aplicación de los recargos y sanciones, puede llegar a una condena de doce sueldos.
La Ley de Riesgos del Trabajo que terminó con «la calesita de los juicios por accidentes» se ha reactivado sobre la base del fallo «Aquino», en donde la Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad de la norma que limitaba los juicios por el Código Civil (art. 39, LRT), y a la vez activó los reclamos por esta vía que no están cubiertos por la ART y no tienen límite en lo que hace al monto condenatorio. Las pymes sencillamente desaparecen con una condena por esta vía, y ellas constituyen 90% del empleo en la Argentina. Los casos han incrementado su valor diez veces como mínimo -en valores constantes- a los reclamos tarifados de la Ley de Riesgos del Trabajo de cinco años atrás.
Deberíamos agregar, además, una suerte de revolución en ciernes, que tiene que ver con un nuevo estilo instalado en la sociedad, sobre la base del «síndrome del piquete», y que parte de la premisa de que primero hay que atacar, agredir y, en lo posible, producir alguna herida y, luego, negociar obteniendo curiosamente algún beneficio sobre la base de un procedimiento ilícito. Los bloqueos frente a las papeleras, el corte de rutas, la interrupción de los puentes de acceso a la Capital o a ciudades importantes, las barricadas en las empresas para impedir el ingreso al establecimiento de los trabajadores, el boicot a determinadas compañías, la intervención de los piquetes en los conflictos laborales son una expresión de esta metodología que arroja resultados nefastos.
El crecimiento no justifica semejante desajuste del funcionamiento del subsistema ni, mucho menos, que no se tomen iniciativas para corregirlo. Si no se lo hace a tiempo, el frente laboral provocará fisuras irreparables, difíciles de revertir, y sobre todo, provocará daños que impedirán la sustentabilidad de una economía estable y en crecimiento. Otra vez, los tres poderes del Estado, las empresas y los gremios deben volver a las fuentes, fijando reglas previsibles que permitan garantizar los derechos sin que se generalice un abuso indiscriminado que convierta el sistema en una cadena irrestricta de actos ilícitos.

Es ilegal la huelga con apoyo piquetero

Es ilegal la huelga con apoyo piquetero
Fuente: Ambito Financiero – Pág. 4-5
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 06-12-06

La huelga salvaje es un acto colectivo de violencia física y psicológica que daña a la sociedad, y no sólo cuenta con el rechazo unánime de todos, sino que no la comparten ni los trabajadores afectados directamente por la medida, ni los afiliados de los gremios que las promueven. Cómo se ha llegado a esta situación y, frente a la amenaza concreta de la paz social y laboral, cómo se sale?


Es ilegal la huelga con apoyo piquetero
Argentina – 06/12/2006 – Ambito Financiero – Pág. 4-5 – Tiempo de Lectura: 3′ 09”

La huelga salvaje es un acto colectivo de violencia física y psicológica que daña a la sociedad, y no sólo cuenta con el rechazo unánime de todos, sino que no la comparten ni los trabajadores afectados directamente por la medida, ni los afiliados de los gremios que las promueven. ¿Cómo se ha llegado a esta situación y, frente a la amenaza concreta de la paz social y laboral, cómo se sale?

Por lo pronto se puede constatar en la realidad que muchos de los conflictos más violentos se construyen con grupos de choque o con servicios de apoyo «tercerizados» que no sólo no tienen nada que ver con los trabajadores afectados por las medidas de fuerza, sino que inclusive son ajenos a la actividad. El ejemplo clásico lo da la adhesión a estos paros que brindan los grupos piqueteros. Es curioso observar que en estos casos, cuando llega la etapa de la negociación, el sindicato plantea sus reivindicaciones laborales mientras que el líder piquetero pide bolsones de productos para el barrio o la agrupación a la que pertenece.
Es importante destacar además que las medidas de fuerza que se ejecutan con el apoyo de terceros son ilegales, y a la vez no reúnen los requisitos mínimos de procedencia de la huelga, en los términos y condiciones que enuncia el artículo 14 bis de la Constitución nacional y la jurisprudencia de la Corte Suprema.
En la confusión que se vive actualmente es fundamental saber que la huelga -en el marco constitucional respectivo- sólo puede ser ejercida por los trabajadores de una o más empresas alcanzados por la defensa de un interés colectivo y consiste sólo y únicamente en la paralización de la actividad productiva con abandono de los puestos de trabajo.
En los fallos «Kot» y « Ribas» la Corte puntualizó claramenteque la huelga es un derechoconstitucional que legitimaun daño, y que sólo está limitado a la inactividad o abstención en el proceso productivo. El empleo de la violencia física o psicológica, el uso de barricadas o bloqueos que impidan el paso de los trabajadores que desean continuar con su trabajo, y la participación de terceros ajenos al conflicto tornan a la medida de fuerza en ilegal.
La Corte también estableció que son actos de violencia que importan una violación del derecho de propiedad y ajenos al derecho de huelga cuando se ocupa por la fuerza el establecimiento, y cuando dentro de dicha ocupación se producen daños a los bienes del empleador, a las materias primas o productos en proceso de elaboración o elaborados, o se atenta contra la seguridad de las personas que trabajan en el establecimiento, o contra los clientes o terceros que operan en él. El sindicato o los trabajadores en conflicto pueden ser responsables por los delitos de hurto, robo, privación ilegítima de la libertad, resistencia a la autoridad y usurpación si por medios violentos atentan contra la libertad de las personas, contra la autoridad constituida o contra los bienes o la propiedad privada.
Todos estos derechos no sólo generan responsabilidad por daños y perjuicios en sede civil, sino que también implican responsabilidad penal cuando se cometen delitos reprimidos en el Código Penal y normas complementarias. También implican la realización de actos de violencia contra las personas en general o contra los bienes o cosas, que ya no sólo afectan a la empresa o empleadores involucrados en la medida de fuerza sino nuevamente a la sociedad en general.
En función de lo expresado, parece coherente destacar que la huelga es un derecho constitucional si se ejerce como última ratio y dentro del marco de los límites previstos por la Corte Suprema. Es responsabilidad empresarial actuar preventivamente por todos los medios a su alcance, a fin de evitar las medidas de fuerza que producen daños irreparables a las partes y a terceros. Es responsabilidad de los sindicatos evitar los desmanes y la huelga salvaje, que termina siendo una acción ilegal e incontrolable que se puede volver en contra de sus promotores, y es función de los tres poderes del Estado el arbitrar las medidas legales, judiciales y administrativas para encauzar la huelga dentro del marco de la legalidad y la institucionalidad, a fin de impedir que la fuerza de los hechos se imponga sobre la razón impuesta por el derecho.

Empresas se ilusionan con que haya un efecto Rovira en el manejo económico

Empresas se ilusionan con que haya un efecto Rovira en el manejo económico
Fuente: El Cronista – Pág. 6/Sección: Economía & Política

Fecha: 08-11-06

Los observadores políticos mejor informados apuntan por estas horas que la decisión presidencial de bajar las candidaturas de Eduardo Fellner en Jujuy y Felipe Solá en Buenos Aires podría ser el comienzo de un cambio de modales políticos que baraja Néstor Kirchner para ejercer el poder y lograr la reelección en 2007. Habrá que ver.


Empresas se ilusionan con que haya un efecto Rovira en el manejo económico

Los observadores políticos mejor informados apuntan por estas horas que la decisión presidencial de bajar las candidaturas de Eduardo Fellner en Jujuy y Felipe Solá en Buenos Aires podría ser el comienzo de un cambio de modales políticos que baraja Néstor Kirchner para ejercer el poder y lograr la reelección en 2007. Habrá que ver.
Se menciona la integración definitiva de la Corte Suprema, la relación con el mundo sindical, o iniciativas más creativas que propone la oposición, como una ley para acotar los superpoderes o el dominio que el oficialismo tiene en el Consejo de la Magistratura
También en las empresas se habla de estos temas, en parte por la influencia de sus asesores políticos que no dan abasto recorriendo los principales directorios de la Argentina en los últimos diez días. Los hombres de negocios, claro, tienen sus propios problemas. Se ilusionan también con un cambio de estilo del Presidente en el manejo económico, cuestiones de sintonía fina y también de modales, porque en el fondo las empresas en general siguen siendo rentables, y los ejecutivos de varios sectores tendrán a fin de año bonus que pueden representar hasta 30% más de lo que lograron en 2006.
Se habló de todo esto durante el Coloquio de IDEA, algo deslucido este año por una encrucijada que los empresarios todavía no logran resolver: el verdadero pánico que la mayoría le tiene en términos corporativos al Presidente. No solo ellos, desde luego.
“¿Por qué las empresas le tienen miedo al Gobierno?”, preguntó este periodista a varios ejecutivos en Mar del Plata. “No le busquemos más vueltas-explicaba uno de los miembros de la cúpula de IDEA-. Se le tiene miedo a las represalias que toma el Gobierno contra los sectores o empresarios que hablan en los medios o no aceptan los acuerdos de precios”.
Del caso Shell, pasando por Coto, otros casos menores y últimamente Delloite, en las compañías acusaron recibo. Y sobre todo los ejecutivos, mucho más los extranjeros, a quienes los accionistas les pagan por llevarse bien con los gobiernos, no para enfrentarlos. “Tampoco exageren tanto muchachos”, apuntaba Jorge Aguado. El más experimentado de todos en IDEA recordaba que se hicieron 42 Coloquios, “y solamente a cinco, con Menem, venía el Presidente”. A propósito del temor de los empresarios al Gobierno, Aguado recomendaba a los periodistas revisar la historia de quien era el titular de la Cámara de Comercio durante la primera presidencia del General Perón, en los 40. Se trataba del empresario Alberto Masson, que perdió todo después de encabezar marchas contra el gobierno de aquella época.
Encantados con las dificultades de IDEA, en la cúpula industrial había otros motivos para el optimismo. Surgieron algunos argumentos interesantes para abonar esta teoría del efecto Rovira en lo económico, como el caso de un manejo más racional de la Secretaría de Comercio en la vigilancia de los precios. Es cierto que en la UIA se presentan como los empresarios más contentos con la administración Kirchner (“nunca nos sentimos tan protegidos”, definió en forma memorable Héctor Méndez). Pero también es verdad que las oficinas de Guillermo Moreno aceptaron algunos deslizamientos de precios en el rubro sagrado de alimentos y bebidas, atendiendo a la lógica de trasladar parte de los aumentos de costos. “No es el efecto Rovira, viene de antes. Es el control de costos que tratamos de explicar hace un año y resulta que nos toman en broma”. “Los periodistas no leen”, se enojan cerca del hiperactivo Moreno.
Ahora esperan turno las automotrices, que aguardan poder volver a implementar el ajuste de 10% que tuvieron que retrotraer hace dos meses. “Nada”, dice Moreno. “Las automotrices están en el marco de la política global para todas las empresas: 6% de aumento para todo el año que viene, y después vemos”, explican en Comercio y anticipan una primicia: “Todas las empresas tienen que trabajar con el mismo presupuesto, solo 6% de aumento en 2007”.
También prometen consenso para la negociación con las 4 empresas que controlan, en sintonía con algunos sindicatos, el 75% de la medicina prepaga en la Argentina. Confían en poder acordar un aumento promedio de 12% para 2007, que se aplicaría por mitades en el primer y segundo semestre del año. Hasta los petroleros aspiran a que finalmente se encuentra la forma de aumentar el gasoil con el curioso argumento del octanaje. Y, como siempre, aparece el tema de las tarifas.
La información que recibieron en reserva desde España las principales empresas que operan en Argentina es que la cuestión de los aumentos de tarifas ya negociados y acordados, pero que todavía no se implementaron, estuvo en la conversación de los presidentes Kirchner y Rodríguez Zapatero en la cumbre de Montevideo. El argentino pidió que las empresas anuncien inversiones, y se comprometió a destrabar lo pendiente: un aumento de 15% para el gas natural que paga la industria y comercios, pero que por primera vez alcanza al consumo domiciliario. Se habla de un 9% en las facturas, que las empresas juran que en promedio significa $ 2 por mes. Un ajuste, además, que ya se formalizó a través de un decreto, pero sobre el cual el Enargas nunca emitió la resolución para implementarlo. Completa la terna de asuntos pendientes una suba de 15% en promedio para clientes industriales de Edenor y Edesur; y algo similar para los peajes de accesos a Capital, una actividad administrada en general por consorcios españoles.
Otra señal que reciben las empresas de servicios llega directamente de Julio de Vido. El ministro de Planificación no se cansa de prometer que habrá premios y castigos en el futuro. “Para nosotros no es lo mismo las empresas que invierten o las que se quedan quietas”, explica. “Las que apuesten a la Argentina tendrán en el futuro la rentabilidad que se merecen”, proclama, casi como un hombre de Estado.
Por las dudas algunas compañías ficharon: anunció inversiones la norteamericana AES (Edelap-Alicurá, entre otras). Edesur prometió
$ 350 millones para una central en Parque Centenario, y la cúpula local e internacional de Gas Natural se reunió anteayer con el Presidente Kirchner para anunciar obras y mejoras por $ 300 millones. Todas inversiones de régimen, opinan los especialistas, pero algo es algo. “No hablamos de tarifas”, salieron diciendo del despacho presidencial los voceros empresarios, no sea cosa de arruinar el postre.
Hay otro capítulo difícil, que preocupa y atemoriza a los empresarios, donde por ahora no se observa tanto efecto Rovira. La cuestión tiene nombre y apellido: Hugo Moyano. Es que para los hombres de empresa, la violencia sindical no empezó en San Vicente, sin bien las crudas imágenes de la televisión impactaron de tal forma que la cuestión entró de lleno en la agenda política. “Hace tiempo que venimos conviviendo con la violencia sindical en las huelgas y los bloqueos a fábricas, y hasta ahora el Gobierno ha estado haciéndose el distraído con estas conductas”, decía un industrial de Santa Fe en Mar del Plata. “Las medidas violentas de acción directa de ninguna manera están amparadas en el derecho de huelga”, explicaba el abogado Julián de Diego, el más cotizado laboralista de plaza. Semanas atrás, en la cumbre de la UIA en Córdoba, se recordaba con mucho pesar el episodio que tuvo que afrontar hace un año Sancor con un sector de camioneros, cuando después de días de bloqueo en Sunchales ingresaron los huelguistas a la planta con inusitada violencia, especialmente contra las trabajadoras mujeres que estaban adentro cumpliendo sus tareas.
De estos temas, y naturalmente de la inseguridad, hablaron los pocos empresarios que se acercaron a Juan Carlos Blumberg en IDEA. Este referente social resultó uno de los asistentes más activos al Coloquio, aunque no recibió en público el respaldo que tal vez él suponía.
Les dejó, sin embargo, dos informaciones valiosas a los ejecutivos que se acercaron. Contó que Mauricio Macri ya le ofreció ser primer candidato a diputado por Buenos Aires, una alternativa que no le disgusta, por el trabajo que Blumberg cree que podría desarrollar en el Parlamento, además del arrastre que podría generar en la boleta con su nombre para fortalecer un bloque de centro-derecha.
Otro que le ofreció trabajo a Blumberg fue Roberto Lavagna, aunque no para someterlo a las elecciones. Con el ex ministro de Economía hablaron de crear en el futuro una Auditoría de Seguridad Nacional y Provincial (Buenos Aires), que él podría coordinar con la gente de su fundación. También le interesa. Seguramente Lavagna empezará a hablar de estos temas de seguridad en las próximas semanas. Por ahora prepara una gira por el interior que termina en la primera semana de diciembre y que lo llevará por Jujuy, San Juan, Córdoba y Rosario. Para los lavagnistas, sin duda, la derrota de Rovira representó un shock de optimismo. “Ahora nos llaman todos, les agarró el ataque después del domingo”, graficaba Alberto Coto, uno de los más hábiles operadores políticos del ex ministro.

Empresas reclaman un nuevo dique salarial para 2007

Empresas reclaman un nuevo dique salarial para 2007
Fuente: El Cronista – Pág. 9/Sección: Economía & Política

Fecha: 03-11-06

HABLAN DE UN TOPE UNO O DOS PUNTOS SUPERIOR A LA INFLACIÓN: Contrariados por la interna de la CGT, los ejecutivos quieren que Trabajo deje trascender lo antes posible el tope que regirá el año próximo. Buscarán que no supere el 11%


Empresas reclaman un nuevo dique salarial para 2007
Argentina

HABLAN DE UN TOPE UNO O DOS PUNTOS SUPERIOR A LA INFLACIÓN: Contrariados por la interna de la CGT, los ejecutivos quieren que Trabajo deje trascender lo antes posible el tope que regirá el año próximo. Buscarán que no supere el 11%

ALEJANDRO BERCOVICH Mar del Plata
Ya lo habían advertido los industriales de la UIA y lo pusieron ayer en cifras los ejecutivos de IDEA, para quienes el reclamo del 15% de aumento salarial de la CGT para 2007 es “inaceptable”. Lo que quieren los dueños del capital es un tope máximo de uno o dos puntos más que la inflación esperada. Y lo quieren antes del verano, cuando arrancan las primeras discusiones paritarias del año.
El abogado Julián De Diego –asesor de cámaras patronales y grandes compañías– descuenta que el Gobierno volverá a un imponer un límite a las aspiraciones de los gremios, que sólo se atreverán a desafiar los escasos sindicatos fuera del control de la dirigencia gremial tradicional. Sus cálculos apuntan a un tope del 9,5%, con un margen de autonomía que lo podría llevar hasta el 11% en algunos casos.
“El 15% al que aspira la CGT es imbancable, en especial para los sectores que están bajo control de precios. Y la pauta va a ser mucho más baja que el año pasado porque en aquél momento se esperaba un 15% de inflación y no estaban los controles”, puntualizó en diálogo con El Cronista.
El presidente de Acindar, Arturo Acevedo, dijo a su turno que “la pauta de negociación debería estar cercana a la inflación y no debería superarla”. Y estimó que “será una cifra de un dígito”, aunque aclaró que la paritaria en curso en la compañía “está cerrada hasta el 7 de mayo de 2007”.
Algo similar planteó Damián Scokin, gerente general de Lan Argentina, quien aclaró que la aerolínea tiene cinco gremios entre sus empleados y ya firmó acuerdos con tres de ellos hasta fines de 2007. “Para el resto estamos presupuestando una suba menor a los dos dígitos, pero por encima de la inflación‘, explicó a El Cronista el ejecutivo.
El presidente de la Asociación de Fabricantes de Automotores, Fernando Fraguío (Iveco), comentó por su parte que cuatro de las nueve terminales que negocian con Smata tienen que rever en breve sus convenios, mientras que las restantes ya cerraron hasta 2008. “El sector no puede seguir perdiendo competitividad. El Gobierno en 2006 dio una referencia que ligaba la recomposición salarial a la inflación y ahora esperamos que lo haga nuevamente”, advirtió.
Interna caliente
Tal como adelantó ayer este diario, los ejecutivos más influyentes del país miran con inquietud la interna que atraviesa a la CGT desde la batalla campal de San Vicente, en la que resultó herido políticamente el camionero Hugo Moyano. Luego de que fracasara el primer intento de los complotados en su contra para desplazarlo de la conducción de la central obrera, sus opositores más duros encabezados por el gastronómico Luis Barrionuevo reanudaron la ofensiva de cara al plenario de secretarios generales convocado para hoy por el moyanismo.
“Al plenario de hoy no va nadie. Y a Hugo lo van a sostener desde el Gobierno por 90 días más para garantizar el gasoil para el campo y el fin de la cosecha, pero después lo sueltan”, deslizaron anoche desde Buenos Aires conspicuos voceros del barrionuevismo.
Los hombres del gastronómico y los alineados con los sindicatos “gordos” (como Comercio, Luz y Fuerza y Sanidad) también protestaban ayer por el episodio protagonizado por un hijo hasta ahora ignoto del dirigente camionero (de nombre Facundo), quien levantó junto a un grupo de trabajadores las barreras de peaje de Autopistas del Sol para dejar pasar gratis a los pasajeros en reclamo de aumentos salariales y un reencuadramiento gremial. “Se tiene que terminar este estilo de los Moyano, que fue siempre el de robar afiliados a las demás organizaciones sindicales”, dijeron las mismas fuentes sindicales.

Cuestionan validez de ley para limitar el trabajo

Cuestionan validez de ley para limitar el trabajo
Fuente: InfobaeProfesional.com
Autor: Julián Arturo de Diego
Fecha: 13-10-06

La Legislatura bonaerense votó una norma para restringir el horario laboral durante el fin de semana. Pero analistas entienden que no tiene atribución para definir normas que corresponden al Congreso Nacional. La Legislatura bonaerense instaló la polémica con una controvertida ley, que buscó limitar el horario de trabajo los sábados y los domingos.


Cuestionan validez de ley para limitar el trabajo
Argentina –

La Legislatura bonaerense votó una norma para restringir el horario laboral durante el fin de semana. Pero analistas entienden que no tiene atribución para definir normas que corresponden al Congreso Nacional.

La Legislatura bonaerense instaló la polémica con una controvertida ley, que buscó limitar el horario de trabajo los sábados y los domingos.

Los legisladores votaron una norma para derogar un decreto de la dictadura militar que ampliaba el horario para la actividad laboral el fin de semana.

Según el analista laboral Julián de Diego, con esta medida, la legislatura provincial buscó dar vigencia a una ley sancionada a principios de 1976, que reducía la jornada de trabajo durante la semana a siete horas y media, mientras que los sábados la jornada laboral debía ser de 4 horas y media.

Pero de Diego aclara que “la derogación de una ley que derogó a otra no hace revivir esta última. Si la intención del legislador era volver a dar vigencia a la ley 8599, lo debió hacer en forma explícita”.

El analista agrega que el camino elegido, el de derogar un decreto para intentar revivir una vieja ley laboral, es “equivocado”.

Pero esto no es todo. De Diego completa que “la legislatura provincial no puede legislar sobre el descanso del fin de semana, ya que esto es una atribución del Congreso Nacional”.

A su vez, completa que la sanción de la ley de la Legislatura “no creó ningún cambio en materia de jornada y de descansos, cosa que tampoco podía hacer porque la legislatura provincial no tiene atribuciones para modificar el régimen nacional de jornadas y descansos”.

Estudio Jurídico Líder en Asesoramiento Laboral Empresario y Atención de Conflictos Individuales y Colectivos

A %d blogueros les gusta esto: