Reformas laborales que se oponen a los objetivos de productividad y competitividad

Reformas laborales que se oponen a los objetivos de productividad y competitividad

Otra vez a alguien ‘se escapó la tortuga’, en esta oportunidad a través de una serie de reformas que fueron introducidas por la oposición con la aprobación de Cambiemos en la Ley de Contrato de Trabajo, que operan claramente en contra de los objetivos de productividad y de competitividad planteado por el Presidente Macri y que requieren las empresas para generar nuevos empleos. Veamos las reformas.

El art. 255 de la Ley de Contrato de Trabajo establece que las indemnizaciones se compensarán por el valor nominal y no por el valor actualizado. Por ende las indemnizaciones abonadas en casos de extinción preexistentes, solo serán deducibles por su valor histórico generando un nuevo costo laboral.

En cuanto al art. 147 LCT establece que la traba de cualquier embargo preventivo o ejecutivo que afecte el salario de los trabajadores se deberá instrumentar ante el empleador para que éste efectúe las retenciones que por derecho correspondan, no pudiéndose trabar embargos de ningún tipo sobre la cuenta sueldo. A su vez, trabado el embargo, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas, el empleador deberá poner en conocimiento del trabajador la medida ordenada, debiendo entregar copia de la resolución judicial que lo ordena. Otro nuevo requerimiento administrativo bajo responsabilidad del empleador.

En cuanto al art. 75 LCT establece la reforma más preocupante, al habilitar al trabajador a rehusar la prestación de trabajo, o sea a retener tareas, sin que ello le ocasiones pérdida o disminución de la remuneración, bajo una supuesta transgresión a las normas de higiene seguridad preventivas, siempre que exista peligro inminente de daño o se hubiera configurado el incumplimiento de la obligación, mediante constitución en mora, o si habiendo el organismo competente declarado la insalubridad del lugar, el empleador no realizara los trabajos o proporcionara los elementos que dicha autoridad establezca.

Una atribución que se puede transformar en un motivo más de extorsión por el accionar irresponsable de trabajadores, delegados o representantes gremiales. Las tres situaciones, peligro inminente, constitución en mora, o declaración de insalubridad, que son las condiciones sine qua non, para ejercitar el derecho a la exceptio non inadiplemti contractus.

En cuanto al art. 71 LCT los controles personales del artículo 70 de la LCT, referidos a la actividad del trabajador se le deben informar en lugar de notificar a la autoridad de aplicación. El artículo 70 establece que los sistemas de controles personales del trabajador destinados a la protección de los bienes del empleador deberán siempre salvaguardar la dignidad del trabajador, y por sistemas automáticos de selección, y los controles del personal femenino deberán estar reservados exclusivamente a personas de su mismo sexo.

En cuanto al art. 54 LCT plantea que idéntico requisito de validez deberán reunir los registros, planillas u otros elementos de contralor exigidos por las leyes y sus normas reglamentarias, por los estatutos profesionales o convenciones colectivas de trabajo, que serán apreciadas judicialmente según lo prescrito en el artículo anterior, que le concede al juez atribuciones para valorar sus alcances. En efecto, en caso de omisión de formalidades los jueces merituarán en función de las particulares circunstancias de cada caso los libros que carezcan de algunas de las formalidades prescriptas.

Se perdió la iniciativa en materia salarial el año 2016 y se la está perdiendo para el próximo año, se postergó el mandato presidencial de que los convenios colectivos deben ser renegociados íntegramente por productividad, se dejaron avanzar reformas laborales inocuas u obstructivas de todo futuro más alentador, y no existe un plan en materia laboral que exhiba una estrategia y objetivos claros. El Gobierno Nacional debe reencausar muchos temas pendientes, pero en materia laboral debe asumir la responsabilidad de liderar un cambio constructivo ya mismo.

JULIÁN DE DIEGO

JULIÁN DE DIEGOProfesor de Derecho del Trabajo y Director del Posgrado UCA