Recursos Humanos: desafíos y oportunidades para atraer al mejor talento

Edición impresa
Domingo 03 de junio de 2018
La Nación| Economía
Convenios, negociaciones salariales, inflación?, el léxico de los departamentos de Recursos Humanos tiene mucho de tecnicismo y de actualidad, pero los expertos saben que no pueden dejar pasar otros términos como “marca empleadora” o “bienestar” para formar un ambiente laboral sano. Todas esos conceptos fueron parte del debate durante la tercera edición del Summit de Recursos Humanos, organizado por LA NACION en el Four Seasons y del que participaron 14 oradores del sector público y privado.

El evento, moderado por los periodistas José Del Rio y Carla Quiroga, repasó el presente y el futuro del trabajo. Comenzó con una charla de Daniel Cerezo, fundador de la organización Creer Hacer, quien explicó la importancia de la palabra “propósito” a la hora de motivar en el empleo. “Hay gente que se desvive por tener una buena carrera y, cuando le preguntan quién es, responde que es ‘el gerente de Marketing’ o ‘la responsable de Recursos Humanos’. A esa persona, el día que la sacan de su puesto, ¿deja de ser?”, cuestionó.

Siguió Romina Cavanna, vicepresidenta de Recursos Humanos de Pan American Energy. Describió el programa de bienestar que lidera en la empresa donde trabaja: es una iniciativa que abre espacios para que los empleados puedan practicar sus pasiones dentro del entorno laboral. De ese modo, algunos pueden dedicarse a formar una banda de rock y otros pueden organizar excursiones fotográficas, entre otras actividades. Eso sí: en el horario de almuerzo, para evitar interferencias con otras obligaciones.

Andrea Ávila fue la tercera oradora de la jornada. La CEO de Randstad Argentina detalló que, si bien el sueldo es el primer incentivo a la hora de elegir un lugar para trabajar, es más un factor de expulsión que de retención. Una vez dentro de la compañía, los empleados miran también el paquete de beneficios y se aseguran de estar en un ambiente laboral que les dé seguridad.

Siguió un panel con tres invitados. Gonzalo Bergé (Despegar) contó cómo es Jóvenes de Alto Vuelo, la iniciativa de la compañía que forma a chicos y chicas para suplir la demanda de talento enfocado en capacidades tecnológicas. Claudio Pasqualini (Banco Provincia) explicó por qué la empresa donde trabaja tiene que pensar estrategias para la convivencia intergeneracional. Mariana Talarico (Natura) describió por qué hay que poner el talento a la función de un propósito.

¿Dónde están las oportunidades y cuáles son las profesiones más demandadas? Esa fue la pregunta que respondió Federico Barni, director ejecutivo de Navent, la compañía que maneja el portal de búsquedas de empleo online ZonaJobs. Los perfiles más buscados, dijo, son los comerciales -relacionados con la empatía para la captación de nuevos clientes- y los tecnológicos, en los que se prioriza más la experiencia laboral que la formación académica, dijo.

Luego de una pausa, el público volvió al salón del Four Seasons, el hotel donde se realizó el evento, y se encontraron con una mesa con modelos de robots. “El software son programas y aplicaciones que ayudan al ser humano, pero están hechas por personas: si ellas quieren, las usan; si no, no”, fue la frase que utilizó Marcela Riccillo, experta en robótica e inteligencia artificial, para explicar por qué las máquinas no “vienen por nosotros” inmediatamente, tal como se asegura en algunos titulares un tanto “fatalistas”.

Enseguida hubo otro panel de tres ejecutivos. Ellos fueron Florencia Díaz (Coca-Cola), Rafael Bergés (Banco Galicia) y Diego Crespo (Red Hat). Díaz explicó por qué la configuración de una oficina puede hacer que haya más diálogo entre los altos cargos y el resto de los empleados. Bergés detalló que la empresa donde trabaja está enfocada en estrategias “para hacer que los líderes sean transformadores y visionarios”. En tanto, Crespo detalló que “la conversación entre empleado y manager es clave”, pero añadió que para que se dé la innovación también es fundamental equivocarse: “Si no, no hay aprendizaje”, apuntó.

Siguió Andrés Hatum, experto en management y profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, quien analizó cuál de los personajes del “robo de siglo” -de la serie española La casa de papel- podría ser el empleado del mes de una compañía. Resaltó como valores al Profesor, a Nairobi, a Tokio y a Río. Les bajó el pulgar a Berlín, por su “megalomanía”, y a Arturo, por su “imbecilidad”.

En un mano a mano con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, el abogado laboralista Julián de Diego señaló por qué el derecho de huelga en la Argentina está extralimitado: “Es legítimo abstenerse de trabajar como un único daño producido a las empresas, pero todo lo que tenga que ver con patotas y producir otros daños a la compañía, a eso hay que ponerlo en orden porque está afectando la paz social común”.

El cierre estuvo a cargo del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que dialogó con Del Rio sobre la conflictividad gremial, el déficit fiscal y la cláusula de revisión incluida en la mayoría de las paritarias cerradas hasta el momento. A su juicio, es una herramienta que previene la conflictividad: “El 15% [de meta de inflación establecida en diciembre último] podía tener vaivenes como los que hemos tenido, y por eso esta cláusula brinda tranquilidad al sector empresario y al trabajador”, finalizó.