21 octubre 2022

LaborNet Nro 1349 “Jornada laboral de cuatro días y tres de descanso, la semana laboral que asoma en decenas de países”.

Mejores prácticas HR en el mercado laboral Internacional.

  • Bélgica sorprendió hace un tiempo, para anunciar en su Reforma Laboral, la posibilidad de reducir la jornada a 4 días por semana. La noticia fue presentada como una oportunidad de dar mayor libertad y flexibilidad a los trabajadores, aunque lo cierto es que en el caso belga no se reducen las horas laborales sino que se pueden organizar de otra forma.
  • El Gobierno de Bélgica llevará adelante una reforma laboral que tiene como uno de sus puntos centrales la reducción a cuatro días de la semana de trabajo, aunque sin una disminución en la carga horaria ni del salario. El anuncio fue hecho por el primer ministro, Alexander de Croo. El objetivo, aseguraron desde la coalición gobernante, es que las personas logren una mejor conciliación de la vida laboral y familiar y que la tasa de empleo para personas que tienen entre 20 y 64 años suba del 71,4 por ciento que estaba en el tercer trimestre de 2021 hasta el 80 por ciento en 2030. La reforma establece que, además de la reducción a cuatro días laborales, el propio trabajador podrá solicitar trabajar menos horas durante una semana y compensarlo la siguiente.
  • La posibilidad de achicar la semana laboral se empezó a discutir en muchos países a raíz de las nuevas formas de trabajo que trajo la pandemia, aunque decenas de empresas en todo el mundo ya lo venían experimentando, cada una a su manera. El trabajador podrá elegir concentrar sus 40 horas semanales en cuatro días o podrá optar por un régimen semanal variable, trabajando más horas una semana y teniendo más tiempo libre a la siguiente.
  • Islandia: la prueba de reducir la semana laboral a cuatro días fue un «rotundo éxito». El primer país en implementar la jornada reducida fue Islandia, tras una prueba de cuatro años (2019) entre los empleados del sector público de la capital, Reikiavik. Las 2.500 personas que trabajaron menos horas sin que se les reduzca el salario tuvieron menos estrés y agotamiento, mejoraron su salud y su equilibrio de vida y empleo sin disminuir la productividad y la recaudación del Estado. Will Stronge, director de investigación de Autonomy, señaló que este estudio muestra que el mayor experimento del mundo de reducción de la jornada laboral en el sector público fue, de acuerdo a todos los parámetros, un rotundo éxito. Demuestra que el sector público está listo para ser pionero en reducción de semanas laborales y que otros gobiernos pueden aprender algunas lecciones».
  • Otros experimentos similares se están haciendo en otras partes del mundo, como en Nueva Zelanda –donde la empresa Unilever en Nueva Zelanda está dando la oportunidad a sus trabajadores de reducir sus horas un 20% sin rebajar su salario–; en España, el diputado Iñigo Errejón del partido Más País presentó un proyecto similar; y en Japón se recomendó a las empresas aplicar la misma reducción a cuatro días para superar la crisis de la pandemia, reducir la tasa de siniestros y mejorar la calidad de vida de los habitantes. 
  • En el Reino Unido, en tanto, está en marcha la iniciativa a través de 30 empresas que, si logran su cometido, podrían ayudar a que el Parlamento adopte por ley la semana laboral de 32 horas a nivel nacional.
  • Suecia, por su parte, probó reducir la jornada laboral en 2015, en varios centros de cuidados de ancianos, un sector al que le cuesta reclutar personal.Las 70 enfermeras que participaron de una prueba registraron menos licencias por enfermedad, mejores condiciones de salud y aumentaron la productividad. Además, se crearon empleos adicionales y se redujeron los costos de cobertura por problemas de salud. Sin embargo, los resultados fueron cuestionados por sus altos costos y la reducción fue descartada por el Gobierno, aunque algunas empresas, entre ellas Toyota, lo mantienen hasta el día de hoy.
  • En Japón, Microsoft es la primera en aplicar la jornada laboral de cuatro días y comprobó que los trabajadores mejoraron su productividad en hasta un 40% y aumentaron las ventas, a la vez que redujeron los gastos de electricidad y de tinta y papel, entre otros.
  • En Estados Unidos y Alemania también son las empresas las que han estado impulsando la reducción horaria, cada una con sus diferencias, como la estadounidense Basecamp, que lo hace solo durante el verano.
  • En España, en cambio, la empresa que atrajo todas las miradas es DelSol Software, que hace varios años viene practicando este esquema, que se tradujo en mayor rendimiento, más facturación y menor ausentismo. El Gobierno español aportará 10 millones de euros a unas 200 empresas que participarán de la prueba para implantar, este año, la jornada laboral de 32 horas semanales o cuatro días. Se estima que alcanzará a entre 3.000 y 6.000 trabajadores. Valencia ofrece ayudas a las empresas que aprueben un plan de reducción de jornada laboral y mejora de la productividad. Se publicó en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana la Orden 7/2022, por la que se aprueban las bases reguladoras del programa de ayudas para el establecimiento de incentivos a la reducción de la jornada laboral a cuatro días o treinta y dos horas semanales y a la mejora de la productividad en las empresas valencianas.
  • Se trata de una iniciativa pionera en España que persigue tres objetivos fundamentales: promover una mejora duradera de la productividad del trabajo, ampliar las posibilidades de conciliación de la vida familiar, personal y laboral y potenciar el crecimiento económico a la vez que sostenible medioambientalmente.
  • La primera base de la Orden afirma que la finalidad de las subvenciones es el “incremento de la productividad en las empresas”. El proyecto se destina a aquellas empresas que reduzcan la jornada laboral de su plantilla en, al menos, el 20%, sin que ello conlleve merma salarial alguna. Las compañías que deseen ser beneficiarias de las subvenciones deberán desarrollar de forma preceptiva un “Plan de Reducción de la Jornada Laboral y Mejora de la Productividad” en el que se especifiquen las medidas previstas para optimizar el tiempo de trabajo.
  • El contenido mínimo de este Plan es extenso y comprende, entre otros extremos, el desarrollo de una memoria justificativa, la definición de parámetros e indicadores para la medición de la productividad y la implantación de un sistema de evaluación y seguimiento; obligaciones que no siempre serán de fácil cumplimiento para las pequeñas y medianas empresas.
  • Si bien no se enuncia específicamente como una finalidad de la norma, de su lectura conjunta se deduce un latente compromiso con la igualdad de género, al que ya se hace referencia en el preámbulo de la Orden. Lo anterior se desprende de ciertos requisitos exigidos para la aplicación del programa de subvenciones, tales como:

La participación de mujeres y hombres habrá de ser equitativa en el seno de cada una de las empresas beneficiarias, en relación con la distribución total de su plantilla, permitiéndose un margen máximo de desviación del 10%

Las compañías que deseen participar en esta iniciativa deberán contar con un plan de igualdad, independientemente de su tamaño. Esta condición adquiere especial relevancia si se tiene en cuenta que, a la vista de lo establecido en la Orden, la mitad del presupuesto global del programa debe reservarse a empresas con menos de cincuenta personas trabajadoras, que no tienen obligación legal de elaborar un plan de igualdad.

Por otro lado, para aplicar esta reducción de jornada, la norma establece la obligatoriedad de suscribir un acuerdo con la representación legal de las personas trabajadoras, que se sustituirá, en caso de no existir, por los sindicatos más representativos o representativos del sector de actividad al que pertenezca la empresa. Así, el legislador autonómico replica una composición negociadora cada vez más habitual en la normativa laboral.

La iniciativa valenciana no constituye un proyecto aislado, sino que existen compañías que ya han adoptado medidas similares, como Telefónica y su “Jornada laboral flexible bonificada”, tras el proyecto piloto desarrollado como medida tendente a facilitar la flexibilidad y la conciliación de la vida personal y familiar. Cierto es que, en este caso, la norma requiere de la medida que no vaya acompañada de una reducción de la retribución, lo que puede eventualmente tener un efecto desincentivador. De hecho, justamente este motivo es el que, según parece y a pocos días de cerrarse el período de adscripción, ha hecho que sólo un 1% de la plantilla en Telefónica se haya efectivamente presentado voluntario para una reducción de su jornada.

Más allá del impacto positivo que este tipo de medidas puedan tener en la huella de carbono de las empresas, lo que está claro es que su negociación, regulación e implementación requerirá por parte de las empresas de un asesoramiento legal adecuado.

  • Reino Unido comenzó este lunes la mayor prueba piloto del mundo para implementar una semana laboral de cuatro días en la que sus ciudadanos recibirán el 100 por ciento de su salario trabajando el 80 por ciento del tiempo habitual.
  • Durante los próximos seis meses, al menos 3.000 trabajadores de 70 empresas trabajarán solo cuatro días con el fin de medir si una semana laboral más corta puede ser beneficiosa para los empleados en materia de salud, energía o satisfacción laboral, sin afectar la productividad de las empresas.
  • En el proyecto, liderado por el grupo ‘4 Day Week Global’, participarán empresas de todos los sectores. Se destacan, por ejemplo, la empresa de tecnología Yo Telecom, la Royal Society of Biology y otras empresas de comida y dispositivos móviles.

Conclusiones: 

Sin embargo, según la ONG 4 Day Week Global (4DWG, Semana de cuatro días mundial), aquellos que lo hicieron mejoraron no solo la productividad sino también la salud de los trabajadores y sus familias.

Además, comprobaron que ese esquema también sirve para resolver problemas de igualdad de género, permitiendo un reparto más equitativo de las tareas de cuidado entre madres y padres y favorecieron el camino hacia un trabajo más sostenible.

Los cambios recientes en el trabajo han acelerado el movimiento en favor de cuatro días», comenta Alex Soojung-Kim Pang, director de programas de la organización sin fines de lucro 4 Day Week Global, con sede en California, que aboga por una semana laboral más corta.

Un resultado inesperado para las empresas fue que les resultó más fácil atraer y retener talento.

Quedamos a vuestra disposición para cualquier consulta al respecto, 

Cordiales Saludos 

Equipo de Alta Consultoría – Derecho Laboral Internacional – de Diego & Asociados 

 

Programe una reunión virtual para asesoramiento

Consulte con los Expertos de de Diego & Asociados para resolver todas sus necesidades y ayudarlo a implementar las soluciones legales que su empresa hoy necesita.
Puede escribirnos vía mail o iniciar un chat con nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: